•   Cuba  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La XIII Cumbre de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de las Américas (ALBA) concluyó  con una extensa declaración de 43 puntos, entre los que se incluyen expresiones de apoyo y solidaridad a Venezuela y Cuba, frente a los "intentos desestabilizadores" de Estados Unidos.

En el documento, leído por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, los países de la ALBA condenaron "enérgicamente" la aprobación por el Congreso de Estados Unidos de sanciones contra Venezuela y expresaron su respaldo al país ante lo que consideran "una agresión a su soberanía".

"Los países del ALBA no permitirán la utilización de las viejas políticas ya aplicadas en la región dirigidas a propiciar el cambio de régimen político, como ha ocurrido en otras naciones del mundo", señala la ALBA.

También destacan los "esfuerzos" de Venezuela por "salvaguardar la paz en el país y derrotar definitivamente los intentos desestabilizadores y la guerra económica desatada por los enemigos internos y externos del proceso bolivariano".

Reclamos

El bloque bolivariano también reclama "una vez más" a Estados Unidos un cambio en su política hacia Cuba que contemple el "fin inmediato del bloqueo económico", el cese de acciones subversivas, "ilegales y encubiertas", el fin de la absurda inclusión de Cuba en la espuria y arbitraria lista de países que patrocinan el terrorismo".

Las naciones de la ALBA reivindican el "derecho soberano" de Cuba a participar en la próxima Cumbre de las Américas "sin condicionamiento alguno", cita a la que la isla acudirá por primera vez después de confirmar esta semana su asistencia al encuentro que tendrá lugar en Panamá en abril de 2015.

Los países de la ALBA cerraron así su XIII cumbre en la que conmemoraban el décimo aniversario de la fundación del bloque y homenajearon a sus fundadores, el líder cubano Fidel Castro y el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.

Durante la cumbre los mandatarios de estos países destacaron los logros en materia social de la Alianza y señalaron que su futuro se orienta hacia una mayor integración económica y comercial a través

de mecanismos como el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP), el Banco del ALBA y el Sistema Único de Compensación Regional (Sucre), una moneda virtual para transacciones comerciales entre estos países.