elnuevodiario.com.ni
  •   Beirut, Líbano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, y otros grupos afines tomaron hoy el control de dos cuarteles del Ejército próximos a una importante vía de suministros del régimen en la provincia de Idleb, en el noroeste del país.

Concretamente, las bases castrenses de Wadi al Dif y Hamidiye cayeron en manos de los islamistas, que han avanzado de forma rápida por la región tras el inicio ayer de este ataque.

Al menos 43 personas -31 efectivos gubernamentales y doce insurgentes- han perdido la vida desde ayer en este asalto, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Además, el Frente al Nusra, que ha empleado armas pesadas como misiles TOW, de fabricación estadounidense, ha capturado a al menos quince efectivos leales al presidente sirio, Bachar al Asad.

La pasada madrugada, un helicóptero militar que llevaba a varios oficiales se estrelló cerca de Hamidiye, sin que se sepan las causas de su caída ni si hubo víctimas.

Los extremistas conquistaron ambos cuarteles después de que las tropas gubernamentales se retiraran hacia el pueblo vecino de Basida, aunque no permanecieron mucho tiempo allí, ya que el Frente al Nusra y sus aliados se hicieron con el dominio de esta localidad poco después.

En consecuencia, los efectivos del régimen se replegaron hacia la población de Maret al Hatat, en cuyos alrededores los islamistas han erigido puestos de control para evitar cualquier infiltración de elementos del régimen.

En paralelo, aviones del Ejército lanzaron un total de 25 bombardeos contra esa zona, mientras que helicópteros gubernamentales efectuaron nueve ataques con barriles de explosivos.

Una fuente militar citada por la agencia de noticias oficial siria, Sana, señaló hoy que el Ejército mató a varios "terroristas" en la periferia de la localidad de Maret al Nuaman, y apuntó que esta área ha sido objetivo de varios ataques de extremistas radicales.