elnuevodiario.com.ni
  •   Washintong, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Senado de Estados Unidos confirmó hoy a la fiscal federal para el distrito norte de Texas, Sarah R. Saldaña, como secretaria asistente de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés), la primera hispana en dirigir esta oficina.

Con 55 votos a favor y 39 en contra, Saldaña pasa a liderar la agencia responsable de aplicar la política de deportaciones del país, entre otras tareas, un papel clave especialmente en los próximos meses.

La inmigración es una de las batallas abiertas entre los dos partidos, especialmente tras la regularización por decreto de más de cinco millones de indocumentados anunciada por el presidente Barack Obama en noviembre.

Los republicanos amenazan con combatir con todas las herramientas a su alcance una medida que tachan de "amnistía" en un escenario favorable: a partir de enero tendrán el control absoluto del Congreso tras su contundente victoria en las elecciones legislativas de noviembre.

La de Saldaña era una de las confirmaciones que los demócratas batallan a contrarreloj para sacar adelante en sus últimos días con mayoría en el Senado, la cámara encargada de dar luz verde a los nombramientos del presidente.

Saldaña, de 62 años, se convirtió en 2011 en la primera hispana en llegar a fiscal federal en Texas y pertenece al Comité de Asesores del Fiscal General, Eric Holder.

El ICE, que tiene más de 20.000 empleados en todo el mundo, lleva más de un año sin director desde que el anterior encargado, John Morton, dejara el cargo en julio de 2013.

La fiscal se define como "estadounidense de tercera generación" y atribuye a su madre, Inez García Saldaña, la "singular responsabilidad" de convertirla en quien es hoy a pesar de crecer en un hogar humilde junto a seis hermanos, según dijo en septiembre tras su nominación.

"Ella me enseñó, no tanto por sus palabras como por sus acciones, los valores de valerse por uno mismo, del trabajo duro y de entregarse a los demás", comentó entonces.

Gracias a una maniobra parlamentaria fallida del senador republicano Ted Cruz, que quería forzar un voto sobre la constitucionalidad de las medidas migratorias de Obama, los demócratas aprovecharon el margen extra de tiempo de la sesión extraordinaria del fin de semana para conseguir más confirmaciones de las esperadas antes de fin de año.

El Senado confirmó ayer al doctor de origen indio Vivek Murthy como cirujano general del país, la máxima autoridad sanitaria, una nominación de Obama pendiente desde julio de 2013, cuando dimitió Regina Benjamin, por la oposición republicana y de la Asociación Nacional del Rifle a su activismo en favor de la regulación y limitación de la posesión de armas de fuego