•   Ciudad de México  |
  •  |
  •  |

Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos el 26 de septiembre en México, dijeron ayer que el diálogo con las autoridades está suspendido, si bien tienen la intención de reanudarlo para obtener información sobre las pesquisas.

Vidulfo Rosales, abogado de los padres, dijo que el diálogo está suspendido debido a actos de represión, hostigamiento, persecución y de criminalización mediante los cuales la Policía Federal pretende “endurecer” sus formas y darle una salida violenta a la crisis.

“Ahorita permanece suspendida la mesa de diálogo por todo lo que ha pasado, pero de parte de los padres hay la intención de continuar con este diálogo para el único efecto de que puedan brindarles información sobre los avances en la investigación y en la búsqueda de los estudiantes”, dijo Rosales en conferencia de prensa en la ciudad de México.

“Es una necesidad y un derecho que tienen los padres de familia, saber los pormenores de la búsqueda”, añadió.

“Presidente insensible”

Sobre una segunda reunión con el presidente Enrique Peña Nieto, el representante de los padres, Felipe de la Cruz, dijo que el mandatario se ha mostrado insensible con el dolor de los mexicanos.

Dijo que desde que Peña declaró que los padres tenían que superar el dolor, parecía como si supiera lo que venía después del anuncio de los resultados del examen de ADN, que confirmaron que parte de los restos calcinados hallados en un vertedero de basura en el municipio de Cocula, Estado de Guerrero, correspondían a Alexander.

“Estaba preparando el terreno para que nosotros digamos que está bien, pero en lugar de eso nos hace sentir coraje y rabia ver que tenemos un presidente insensible al dolor de los padres de los estudiantes de la Escuela Normal de Ayoptzinapa”, finalizó.

Por su parte, el organismo Human Rights Watch (HRW) instó ayer al

HRW pide condena

presidente de EE.UU., Barack Obama, a condenar públicamente la desaparición de 43 jóvenes, en la visita que su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, hará a su país el próximo 6 de enero.

El director de HRW para las Américas, José Miguel Vivanco, lamentó ayer el “silencio” público de Obama sobre el caso.