elnuevodiario.com.ni
  •   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El anuncio de la normalización de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba se acogió, ayer, en el continente americano y en Europa como un gesto valiente, que debería implicar la salida de Cuba de su aislamiento.

El papa Francisco, uno de los principales artífices de este acercamiento, fue el primero en celebrar esta “histórica decisión”.

Canadá, que albergó a “altos dirigentes de Estados Unidos y de Cuba” a partir de junio de 2013, felicitó también a los dos gobiernos “por su diálogo y sus negociaciones, que dan sus frutos y conducirán a relaciones normalizadas”, indicó Stephen Harper, primer ministro canadiense.

Los países latinoamericanos reunidos en la 47 cumbre de Mercosur en Argentina celebraron este paso hacia la paz en el continente.

Maduro celebra

“El gesto de Obama (es) de valentía y necesario en la historia, da un paso sin precedentes”, aseguró el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para quien esta decisión es una “rectificación histórica”.

Al sur de Washington, muchos países esperan que este acercamiento con Cuba suponga “el inicio del fin de la Guerra Fría en el hemisferio americano”, en palabras del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, gran aliado de Estados Unidos en la región.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, “saludó calurosamente” la decisión de Estados Unidos y Cuba, a los que ofreció su ayuda para desarrollar las “relaciones de buena vecindad”.

En Europa, las reacciones tampoco se hicieron esperar. La Unión Europea celebró este “histórico giro” en las relaciones entre ambos países. “Hoy, un nuevo muro comenzó a caer”, indicó la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

Los gobiernos de España, Alemania y Francia también expresaron su satisfacción por el restablecimiento de las relaciones diplomáticas de ambas naciones, con las esperanzas de que en el futuro se levante el embargo a Cuba.