•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El papa Francisco, el primer pontífice latinoamericano de la historia, empleó todo su prestigio para lograr la reconciliación entre Cuba y Estados Unidos, que cierra más de medio siglo de tensiones y abre una fase nueva para la historia de todo el continente americano.

En un comunicado divulgado pocas horas después de que Estados Unidos anunciara la normalización de relaciones con Cuba, tras más de medio siglo de enfrentamientos y embargo, Francisco se manifestó “vivamente complacido” por una decisión que él mismo llamó como “histórica”.

El reconocimiento público hecho este mismo miércoles por el presidente estadounidense Barack Obama y por su homólogo cubano Raúl Castro a la gestión “personal” del papa argentino, calificada por ambos de “crucial”, confirman la voluntad de Francisco de pasar a la historia como hombre de paz, que lucha por la fraternidad entre los pueblos.

Cartas y llamadas

Francisco, que intervino en las negociaciones secretas que mantuvieron Estados Unidos y Cuba, envió cartas e hizo varias llamadas telefónicas personales, respetando su estilo simple y directo, recibió en octubre pasado en el Vaticano delegaciones de los dos países.