•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron ayer que declaran un cese el fuego unilateral por tiempo indefinido, que entrará en vigor a las 00:01 horas del 20 de diciembre, en el marco de los diálogos de paz que mantienen desde hace dos años con el Gobierno colombiano.

“Este cese del fuego unilateral, que deseamos se prolongue en el tiempo, se daría por terminado solamente si se constata que nuestras estructuras guerrilleras han sido objeto de ataques por parte de la fuerza pública”, dijo ayer en La Habana el jefe negociador de las FARC, “Iván Márquez” (alias de Luciano Marín Arango), que leyó un comunicado del Estado Mayor Central de la guerrilla.

La decisión ha sido comunicada formalmente al Gobierno de Colombia, indicó “Márquez”.

El grupo rebelde resaltó que para lograr el “pleno éxito” de este cese al fuego unilateral, aspiran a contar con la supervisión de organismos regionales como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y el Frente Amplio por la Paz.

Episodios de sangre

“Queremos contrastar. Queremos superar los episodios inútiles de sangre. Lo hemos manifestado una y otra vez sin haber sido escuchados”, afirmó “Iván Márquez” en La Habana, sede de los diálogos.

Asimismo, manifestó que el mencionado cese el fuego y las hostilidades entrarán en vigor el próximo 20 de diciembre, “si para la fecha se cuenta con la disposición de verificación, de al menos una de las organizaciones mencionadas”.

Los insurgentes también indicaron que están dispuestos a convocar en La Habana a “todas las organizaciones colombianas sin ánimo de lucro, amigas del proceso de paz, para rendirles un informe” sobre esta iniciativa y con el propósito de invitarlas a que la respalden por la paz de Colombia.

Esta decisión de las FARC fue anunciada durante una rueda de prensa ofrecida por sus negociadores en la Mesa de Diálogos, al cierre del ciclo 31 de las negociaciones de paz que celebran en La Habana con delegados del Gobierno colombiano, en la que compareció el quinto y último grupo de víctimas del conflicto.

La “única salida”

Las víctimas del conflicto armado colombiano --únicos “héroes y heroínas” de una contienda plagada de atrocidades, según la ONU-- terminaron esta semana de entregar sus testimonios en Cuba, afirmando que la negociación “es la única salida”.

“Pensamos que el proceso de paz es realmente valioso, que es la única salida que tenemos a la guerra que hemos vivido”, reveló Camilo Villa, hijo de un abogado asesinado en 1992 por paramilitares, en una rueda de prensa.

Una quinta y última delegación de 12 víctimas relató durante cinco horas sus vivencias ante los equipos negociadores del gobierno y de la guerrilla comunista de las FARC, con el fin de que sus demandas sean incluidas en un eventual acuerdo que ponga fin a un conflicto de más de medio siglo, que ha dejado 220,000 muertos y 5.3 millones de personas desplazadas.

Estaba escéptica

“Cuando yo llegué a Cuba (el lunes pasado) venía bastante escéptica, pero ahora tengo grandes esperanzas. Tengo la convicción de que las partes están totalmente decididas a sacar adelante este proceso”, declaró Magda Correa, hermana de un académico asesinado en 2004.

La exsenadora izquierdista Piedad Córdoba, que ha mediado en liberaciones de cautivos de las FARC, fue una de las 12 víctimas que hablaron este martes. En total 60 afectados relataron sus vivencias ante ambas delegaciones, encabezadas por Humberto de la Calle (por el gobierno) e Iván Márquez (por la guerrilla).

La paz “ahora está más cerca que nunca”, dijo Córdoba, tras narrar su secuestro a manos de paramilitares en 1999. En tanto, la alcaldesa María Susana Portela, de la ciudad de Florencia, relató el ataque de las FARC donde recibió siete tiros en 2002, lo que la obligó a 10 cirugías y andar en silla de ruedas dos años.