•  |
  •  |
  • AFP

El ex presidente peruano Alberto Fujimori se declaró inocente de los cargos en su contra en el juicio por violación a los derechos humanos que se inició este lunes e hizo una defensa política de su gestión.

"Rechazo los cargos, soy inocente, no acepto la acusación fiscal", dijo Fujimori en tono vibrante en respuesta al juez de la sala que lo juzga, César San Martín, que le preguntó si aceptaba la requisitoria de la fiscalía.

"Acusado Fujimori, aquí mando yo, tranquilo, tiene usted que respetar las directivas del tribunal", le dijo en voz alta el juez César San Martín quien esperaba un 'Sí' o 'No' a su pregunta.

Un exaltado Fujimori solicitó luego al juez, en medio de aplausos, "30 segundos" para terminar de exponer una síntesis de su defensa.

"Permítame exponer brevemente lo que será mi defensa, con base a pruebas, y no indicios y presunciones", prosiguió el ex gobernante que dirigió el Perú de 1990 al 2000 en medio del conflicto interno contra las guerrillas de Sendero Luminoso y el MRTA.

"Yo recibí el país en el año 1990 casi en colapso", recordó Fujimori."Mi gobierno rescató los derechos humanos de 25 millones de peruanos, sin excepción alguna. Si hubo hechos execrables no fueron por mi orden y los condeno", remató agitado Fujimori con algunos aplausos que resonaban detrás que obligaron a una posterior amonestación al público por parte del tribunal.

La intervención del ex presidente sorprendió porque por momentos perdió la compostura y calma que mostró en la sala, al emplear un timbre enérgico de voz y agitar los brazos constantemente parado detrás del pupitre asignado por el tribunal.

Justo después de terminar su arenga se declaró un receso, y se vio a Fujimori salir sonriente de la sala.

Fujimori podría ser condenado a 30 años de prisión si es encontrado culpable en los casos de violaciones a los derechos humanos por los que empezó a ser juzgado este lunes en Lima.