•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Perezosa y saboreando frutas, Sandra, la orangután que vive desde hace 20 años en el zoo de Buenos Aires, Argentina, miró desconcertada a las cámaras que el lunes la retrataban luego de que un tribunal le reconoció derechos en defensa de su libertad.

En un caso inédito en el mundo, la Cámara de Casación Penal de Buenos Aires dispuso el fin de semana que, aunque la orangután no es un ser humano, tiene sentimientos y por eso se le puede aplicar un habeas corpus para vivir en mayor libertad.

La decisión del tribunal centró la atención en esta simia de pelaje rojizo, 50 kilogramos de peso y que erguida mide casi 1.50 metros.

“Así es como vive desde hace 20 años, es un espacio grande, tiene especialistas que se ocupan de su alimentación, controlan su salud, y en general vive en muy buenas condiciones”, aseguró a la AFP, Adrián Sestelo, director del laboratorio de biotecnología reproductiva y jefe de biología del zoológico de Buenos Aires.

Sin embargo, la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales, Afada, interpuso una demanda para que fuera liberada.

DEMANDA

Argumentó que “es una persona no humana ya que mantiene lazos afectivos, razona, siente, se frustra con el encierro, toma decisiones, posee autoconciencia y percepción del tiempo, llora las pérdidas, aprende, se comunica y es capaz de transmitir lo aprendido”.

“No es verdad, eso es desconocer la biología básica de la especie. Sandra es un orangután, los orangutanes viven en solitario, su conducta es muy relajada, muy tranquila”, dijo Sestelo.

Sandra es un orangután híbrido que nació el 16 de febrero de 1986 en el zoo alemán de Rostock y llegó al de Buenos Aires en septiembre de 1994.

El animal que ahora, legalmente, podría vivir en libertad, desconoce su hábitat natural. Por eso los expertos afirman que, de volver a una selva, no sobreviviría.

En su universo natural los orangutanes viven entre 30 y 40 años, pero en cautiverio la esperanza de vida es mayor.

RECHAZO

Un pedido similar fue rechazado en diciembre de 2013 por la justicia de Nueva York, cuando una organización defensora de animales solicitó que cuatro chimpancés en cautiverio fueran considerados “sujeto no humano” y con derecho a la libertad.

El fallo del tribunal sienta un precedente en Argentina sobre cómo considerar a estos animales, imponiendo que son sujetos y no objetos que deben gozar de derechos básicos, una medida cuyo alcance es impreciso por ahora.

En el zoológico desconocen los alcances del fallo, pero tampoco tienen claro los motivos que llevaron a este pronunciamiento, en momentos en que se evaluaba la partida de Sandra, el único orangután en Argentina.

“Cuando hablas desde el punto de vista técnico, todo animal tiene derecho a la vida y derechos animales, lo que no hay que hacer justamente es humanizar conductas animales”, dijo Sestelo.