elnuevodiario.com.ni
  •   Lima  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Perú incineró 44,4 toneladas de droga en 2014, lo que constituye la cifra más alta de destrucción de estupefacientes en la historia del país suramericano, informó el Ministerio de Interior en un comunicado.

Casi la mitad de la droga incinerada este año fue cocaína, con 20,5 toneladas, a la que le siguió la pasta base de cocaína, con 14,2 toneladas, y la marihuana, con 5,1 toneladas, mientras que en menor cantidad también hubo amapola y opio, entre otros estupefacientes.

Las autoridades peruanas superaron así los registros de destrucción de droga de los años anteriores, fijados en 23,5 toneladas en 2013, 41,1 toneladas en 2012 y 28,9 toneladas en 2011.

La droga destruida en 2014 fue más del doble de lo que se destruyó en 2007, cuando solo llegó a 19,4 toneladas incineradas.

El Gobierno superó las 44 toneladas, con la quema de los últimos 730 kilos de un lote de cinco toneladas de droga que se comenzó a incinerar el martes pasado en la sede de la Dirección de Operaciones

Especiales (Diroes) de la Policía, situada en el distrito limeño de Ate-Vitarte.

Sexta incineración

La incineración de hoy fue la sexta y la última del año y contó con la presencia de los miembros de la Comisión de Destrucción de Drogas Decomisadas, que es presidida por el Ministerio del Interior e integrada por representantes del poder judicial, la Fiscalía y la Policía Nacional, entre otras instituciones.

En la última quema del año estuvieron presentes el viceministro de Orden Interno, Mauro Medina; el director general de la Policía Nacional, Jorge Flores Goicochea, y el director general contra elcrimen organizado del Ministerio del Interior, Eusebio Félix Murga.

Récord histórico

Entre las más de 44 toneladas de droga incineradas está el mayor alijo hallado jamás en Perú, compuesto por 7,5 toneladas de cocaína, que se incautaron en octubre en una fábrica cercana a la playa de Huanchaco, en la ciudad norteña Trujillo, pertenecientes a una red de narcotráfico que mantenía nexos con un cartel de México.

El récord de la droga destruida se une al de la superficie de cultivos ilegales de hoja de coca erradicados, que en 2014 alcanzó las 31.205 hectáreas, el más alto de la historia de Perú, que en 2013 llegó a las 23.785 hectáreas.