elnuevodiario.com.ni
  •   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, inauguró hoy en la ciudad de Puerto Montt, en el sur del país, la primera de un total de 25 nuevas casas de acogida para víctimas de violencia intrafamiliar, que se construirán durante los cuatro años de la actual Administración.

Según fuentes oficiales, en lo que va de este año, se han registrado 39 feminicidios, además de otros 100 frustrados.

Tras visitar y conocer el centro, la mandataria subrayó que "este espacio va a ser fundamental para proteger a las mujeres y niños que son hoy día víctimas de maltrato y de violencia".

"Va a ser un espacio acogedor y protector, un apoyo concreto a la hora de enfrentar las consecuencias de la violencia, permitir el acceso a la Justicia y, lo más importante, para rehacer la vida con la frente en alto", enfatizó la presidenta.

En un encuentro ciudadano con mujeres, Bachelet dijo que "la violencia de género no es otra cosa que un acto de cobardía, de abuso", que nadie debe tolerar.

"Por eso, debemos ponernos de pie, tenemos que denunciarla, no hay que quedarse callados, y enfrentarla como sociedad para detenerla lo antes posible", añadió la presidenta de Chile, país en que una mujer se demora en promedio siete años en hacer una denuncia por violencia intrafamiliar.

Las casas de acogida funcionan como un espacio de residencia temporal y de protección, seguro y efectivo para mujeres mayores de 18 años y sus hijos hasta 14 años, provenientes de cualquier zona del país.

En el lugar se cubren las necesidades básicas de alojamiento, comida, vestuario y también se cuida a los hijos durante el tiempo de ausencia de la madre por actividad laboral o trámites judiciales, de salud y otros, a cargo de educadoras.

También allí se entrega atención psicológica social individual y de grupos, se realizan talleres de concientización sobre la violencia de género, crecimiento personal, trabajo corporal, entre otros, y se otorga orientación jurídica para la protección, representación y gestión de medidas cautelares en favor de las mujeres y sus hijos.

"La violencia contra la mujer es una realidad grave en nuestro país. Y sabemos que afecta a una de cada tres chilenas. En esto no puede haber eufemismos, ni podemos contarnos cuentos: la violencia contra la mujer no es otra cosa que un acto de cobardía, de abuso que ni yo ni ustedes vamos a tolerar", enfatizó Bachelet.