•   Sídney  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Sídney dio una bienvenida espectacular al año 2015 con una tremenda fiesta de fuegos artificiales, ignorando el miedo a ataques "terroristas" como el que conmocionó a la ciudad este mismo mes.

 Desde Hong Kong hasta Londres, pasando por Nueva York y Río de Janeiro, millones de personas celebrarán las doce campanadas con multitud de fuegos artificiales, conciertos y juegos de luces.

En Sídney, la ciudad más grande de Australia, más de un millón de personas asistieron al lanzamiento de toneladas de fuegos artificiales en racimos multicolores sobre la bahía.

"Estamos celebrando que somos una comunidad multicultural y armoniosa, aunque estaremos pensando en lo que ocurrió", dijo la alcaldesa de Sídney, Clover Moore, refiriéndose a la toma de 17 rehenes en un café del centro de la ciudad el pasado 15 de diciembre. El ataque se saldó con la muerte de dos de ellos y del secuestrador, Man Haron Monis, de origen iraní.

Australia, que forma parte de la coalición internacional que lucha contra los combatientes del grupo Estado Islámico, subió en septiembre su nivel de alerta ante la amenaza que suponen los yihadistas que regresan de Irak y de Siria.