•   Shanghai  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una estampida que dejó al menos 35 muertos en Shanghai ensombreció las celebraciones de fin de año en el mundo, donde hubo celebraciones y fuegos artificiales en todas las grandes ciudades.

Según los medios oficiales, la estampida tuvo lugar en el Bund, el famoso frente marítimo de la ciudad, aunque todavía se desconocen las causas.

Desde Londres a Nueva York, pasando por Río de Janeiro y Buenos Aires, millones de personas celebrarán las doce campanadas con multitud de fuegos artificiales, conciertos y juegos de luces.

En Moscú el presidente Ruso Vladimir Putin, que llegó al poder el 31 de diciembre de 1999, mandó un felicitación a su homólogo Barack Obama en un año marcado por la tensión entre Rusia y Occidente por la situación en Ucrania.

En Dubái celebraron el cambio de año con unos grandes fuegos artificiales en Burj Khalifa, la torre más alta del mundo.

Unas horas antes, Sídney había dado la bienvenida al año 2015, con una espectacular fiesta de fuegos artificiales, ignorando el miedo a ataques "terroristas" como el que conmocionó a la ciudad este mismo mes.

En la ciudad más grande de Australia, más de un millón de personas asistieron al lanzamiento de toneladas de fuegos artificiales en racimos multicolores sobre la bahía.

"Estamos celebrando que somos una comunidad multicultural y armoniosa, aunque estaremos pensando en lo que ocurrió", dijo la alcaldesa de Sídney, Clover Moore, refiriéndose a la toma de 17 rehenes en un café del centro de la ciudad el 15 de diciembre que dejó tres muertos, uno de ellos el secuestrador.