elnuevodiario.com.ni
  •   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Las autoridades de Honduras informaron ayer que otros 223 kilos de pasta para elaborar cocaína han sido hallados en tres de cuatro contenedores procedentes de Colombia que llegaron el 22 de diciembre pasado a Puerto Cortés, en el Caribe del país centroamericano.

Con los últimos 223 kilos hallados en los últimos días, suman 562, ya que antes fueron incautados 339, indicó a periodistas un portavoz de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina).

Agregó que la droga venía oculta en regletas de madera de pino que fueron embarcadas en el puerto de Cartagena, Colombia, y que aún resta por revisar uno de los cuatro contenedores.

Cada contenedor, según las autoridades hondureñas, traía unas 3,200 regletas de madera.

La carga de los contenedores, enviada por la compañía Distripuertas de Colombia, venía dirigida a una empresa hondureña que se localiza en el sector de Calpules, cerca de San Pedro Sula (norte), la segunda ciudad más importante de Honduras, según las autoridades locales.

Capturan a asesino

Entre tanto, un guatemalteco que era buscado por dos crímenes, fue capturado ayer por agentes de la Policía Internacional (Interpol) en la frontera entre Guatemala y Honduras, informó una fuente oficial.

El Ministerio de Gobernación (Mingob) dijo en un comunicado que la captura se realizó en las cercanías de la frontera El Florido, en el departamento de Chiquimula, en el oriente de Guatemala.

El detenido fue identificado como Juan Carlos Ramírez Morales, de 22 años, quien era requerido por el Juzgado Segundo de Primera Instancia Penal de Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente.

Ramírez es señalado de ser el presunto responsable de los asesinatos de Tránsito Morales Cabrera y Cándida León Cabrera, el 10 de septiembre de 2012 en Chiquimula.