•   Estambul  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El ministro de Sanidad turco relanzó la polémica iniciada por el presidente Recep Tayyip Erdogan sobre el lugar "natural" de la mujer, al considerar este viernes que la maternidad debe ser la única "carrera" de las mujeres una vez que se convierten en madres.

"Las madres no deben poner más carreras que la maternidad en el centro de sus vidas. Educar a las nuevas generaciones debe estar en el centro de sus preocupaciones", aseguró Mehmet Müezzinoglu, según los medios turcos, cuando hacía la ronda por las maternidades de los hospitales de Estambul para visitar a los primeros bebés del año.

Sus declaraciones no tardaron en suscitar un aluvión de críticas en las redes sociales: "La maternidad no es una carrera", reaccionaba la exitosa escritora Eli Saf en Twitter. "Las mujeres turcas deben decidir por sí mismas su propio camino en la vida (no venir impuesta por los políticos).

Una diputada de la oposición, Aylin Nazliaka, sugirió a Müezzinoglu que "dejase de hablar". "Hay motivos ocultos detrás de esas declaraciones. Su objetivo es convertir a las mujeres en ciudadanas de segunda", escribió en la red de microblogging.

Pero las críticas no han hecho cambiar de parecer al ministro, que ha reiterado su opinión.

"La maternidad no es una carrera abierta a todos (...) es una carrera indiscutible y sagrada", insistió ante la prensa.

Acostumbrado a levantar revuelo con sus declaraciones, Erdogan protagonizó otra serie se salidad sobre la misma cuestión, que indignaron a las feministas.

A finales de noviembre, declaró que la igualdad entre los hombres y las mujeres era algo "contra natura" y subrayó que el islam había "definido un lugar para las mujeres: la maternidad".

El mes pasado, el jefe de Estado, que defiende con ahínco un mínimo de los tres hijos por pareja, comparó la contracepción con una "traición".

El islamo-conservador Erdogan, al frente del gobierno turco durante 11 años antes de convertirse en presidente el pasado agosto, es acusado con frecuencia de querer islamizar la sociedad turca y de limitar los derechos de las mujeres.