•   Los Ángeles, California, EU  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Miles de inmigrantes sin papeles que residen en California obtuvieron este viernes su licencia para conducir, en el primer día de una medida histórica que beneficiará a casi 1.5 millones de personas en esta región del oeste de Estados Unidos.

Al menos 11,000 personas aprovecharon la entrada en vigor de la ley AB 60, que ofrece permisos para conducir en todo el país a las personas sin estatus legal que puedan demostrar su residencia en California a través de facturas o alquileres a su nombre.

Con esta ley, aprobada en 2014 por el gobernador demócrata Jerry Brown, California se convierte en el décimo Estado en adoptar esta normativa, siguiendo el ejemplo de Colorado, Connecticut, Illinois, Maryland, Nevada, Nuevo México, Utah, Vermont y Washington, además de la capital estadounidense.

El Departamento de Tráfico Californiano (DMV, en inglés) prevé que 1.4 millones de conductores se beneficiarán de esta ley en los próximos tres años.

Cuantiosas multas

Hasta ahora, los sin papeles se enfrentaban a cuantiosas multas y a la confiscación de su vehículo por conducir sin permiso en California, que tiene la mayor tasa de población indocumentada del país, 2.45 millones de personas.

Las organizaciones a favor de los derechos civiles celebraron el inicio de esta nueva etapa en la vida de los migrantes sin documentos, tras varias décadas de lucha, frente a los detractores de la AB 60, que ven en ella una forma para atraerlos a California.

Las oficinas de tráfico de todo el Estado amanecieron abarrotadas por cientos de personas deseosas de solicitar su permiso cuanto antes.

“Increíble asistencia en el primer día de la AB 60”, escribió en Twitter la entidad CHIRLA, que lucha por los derechos de los migrantes y refugiados, junto con fotografías de gente haciendo cola para ser atendida.