•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP y EFE

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, admitió ayer en Washington que el “claro reto” para su país es combatir más al crimen organizado, tarea para la que le ofreció apoyo su homólogo estadounidense, Barack Obama.

Obama recibió al mandatario mexicano en la Casa Blanca, en la primera reunión entre ambos desde la desaparición en septiembre pasado de 43 estudiantes en el municipio de Iguala, México, presuntamente a manos de policías locales y miembros del crimen organizado. Ese caso ha provocado una ola de protestas en México y una grave crisis de credibilidad del gobierno de Peña Nieto, quien sin mencionar expresamente los sucesos de Iguala reconoció, desde el Despacho Oval, que es necesario “combatir con mayor eficacia y contundencia al crimen organizado”.

Al respecto, Obama reiteró el compromiso de EE.UU. para ayudar a México a luchar contra el “flagelo” de la violencia del crimen organizado y de los cárteles del narcotráfico, aunque matizó que la aplicación de la ley es, en última instancia, responsabilidad de las autoridades de su país.

“Trágico evento”

En el encuentro entre los mandatarios Barack Obama y Enrique Peña Nieto, Obama calificó de “trágico evento” la desaparición de los estudiantes y respaldó las medidas adoptadas por el gobierno mexicano a raíz de la tragedia.

La reunión tuvo lugar en el peor momento de la presidencia de Peña Nieto, tras la desaparición de los estudiantes.

Estados Unidos es un “amigo y partidario de México en sus esfuerzos para eliminar el auge de la violencia ligada a los carteles de la droga”, dijo el mandatario tras la reunión de una hora.

La agenda de los mandatarios se centró también en asuntos de migración y economía.

Obama agradeció a Peña Nieto su compromiso para trabajar con la Casa Blanca alrededor de las medidas adoptadas por su gobierno, las cuales prevén la legalización de unos cinco millones de inmigrantes indocumentados que viven en EE.UU.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus