elnuevodiario.com.ni
  •   Londres y Managua  |
  •  |
  •  |
  • AFP y EFE

El ataque el miércoles en París a la revista francesa “Charlie Hebdo”, que había publicado en su momento las caricaturas de Mahoma, fue condenado en todo el mundo como un acto de terrorismo contra la libertad de expresión.

“Atacar una redacción con armas pesadas, es el tipo de violencia que vemos en Irak, Somalia o Pakistán”, declaró ante la sede de la revista Christophe Deloire, secretario general de la organización internacional Reporteros sin fronteras.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, expresó su solidaridad con Francia. “Nuestros pensamientos y oraciones están con las víctimas de este ataque terrorista y con el pueblo de Francia en este momento difícil”, expresó el mandatario.

Putin repudia

Vladimir Putin, presidente de Rusia, “condenó duramente este crimen cínico y confirmó su disposición a seguir con la cooperación activa en la batalla contra la amenaza del terrorismo”, según un comunicado del Kremlin.

El primer ministro británico, David Cameron, calificó de “nauseabundo” el ataque. Su homóloga alemana Angela Merkel, que está en Londres y que ofrecerá este miércoles una conferencia de prensa con Cameron, habló de un acto “abominable”.

El embajador de Francia en Nicaragua, Antoine Joly, afirmó ayer que “nunca las armas podrán matar palabras y dibujos”, tras el ataque contra el semanario satírico francés “Charlie Hebdo”.

“Nunca las armas podrán matar palabras y dibujos; nunca deberíamos morir por nuestras ideas, pero nuestros valores son más fuertes que estos bárbaros”, dijo Joly, en una nota de prensa.

El papa Francisco

El papa Francisco expresó “su firme condena del horrible atentado” cometido este miércoles en París y exhortó a todos los católicos a “oponerse con todos los medios a la propagación del odio y de toda forma de violencia”.

Mientras la Liga Árabe habló de “acto terrorista” y la Universidad Al Azhar, principal autoridad del islam sunita, con sede en El Cairo, dijo que “el islam condena toda violencia”.

Diversos organismos, entre ellos la Organización de Naciones Unidas, ONU, también levantaron su voz contra el sangriente atentado a la libertad de expresión.