•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un catamarán turístico se hundió este jueves frente al litoral Pacífico central de Costa Rica con más de 100 personas a bordo, dejando al menos tres muertos y dos desaparecidos, mientras los náufragos fueron rescatados en distintos operativos, informaron las autoridades.

La viceministra de Seguridad Pública, María Fullmen, informó que en el barco viajaban 98 turistas y 10 tripulantes, de los cuales murieron tres, entre quienes se ha identificado a una ciudadana estadounidense y a un ciudadano británico.

Anteriormente, el jefe de los Bomberos, Héctor Chaves, había establecido en cuatro el número de víctimas mortales, pero la cifra fue rectificada por Fullmen.

Dos de las víctimas fueron identificadas como la estadounidense Sharon Johnston, de 70 años, y el británico Ibor Stanly Hopkins, de 80, en tanto que la identidad del tercer fallecido no ha sido dada a conocer.

Un total de 101 personas rescatadas con vida se encuentran en tierra en buen estado de salud; dos fueron socorridas a última hora mientras continuaba la búsqueda de dos desaparecidos, acotó la ministra.

Las autoridades aseguran que la mayoría de los pasajeros eran turistas extranjeros, sin precisar sus nacionalidades.

Todo ocurrió en minutos

Varios sobrevivientes relataron a la prensa local que el accidente se produjo por efecto de fuertes vientos que hicieron volcar la embargación, tipo catamarán, y hundirse en pocos minutos.

"Los vientos incliniaron el barco y empezó a entrarle el agua, las personas nos movimos al otro lado para equilibrar el peso, pero no se logró, entonces el barco se hundió en minutos y todos quedamos en el agua", relató el estadounidense de origen cubano Arcelio García, uno de los turistas.

Stella Hopkins, de origen argentino y esposa del británico Stanly Hopkins, que falleció en el accidente, dijo que desde el principio el mar estaba "muy picado".

"Yo pensé que íbamos a volver (a la costa) pero (los tripulantes) siguieron y siguieron, y no nos dieron los salvavidas hasta que el barco ya estaba a punto de hundirse", señaló.

Al caer al mar, cuenta la mujer, perdió de vista a su esposo y no lo volvió a ver hasta que fue subida a una lancha donde encontró su cuerpo sin vida.

"Fue una experiencia horrible, todos quedamos flotando en el mar, mucha gente llorando, gritando, pidiendo ayuda, eran momentos de pánico", relató a la televisión local otra mujer -cuyo nombre no se precisó-, quien viajaba en compañía de su esposo y dos hijos, todos sobrevivientes.

Barco bien equipado

El ministerio de Transportes informó en un comunicado que la embarcación, de la empresa "Pura Vida Princess", es de fabricación reciente, modelo 2007, y estaba autorizado para transportar hasta 130 personas.

"Al momento de la inspección, la nave contaba con 6 botes para 22 personas cada uno, 3 aros salvavidas, 174 chalecos salvavidas, de ellos 24 para niños. Asimismo, disponía en el momento del accidente de 9 extintores portátiles y 6 bombas de achique", agrega el informe.

El catamarán había zarpado con los turistas desde la exclusiva marina Los Sueños, en el Pacífico central, hacia la cercana Isla Tortuga, cuando ocurrió el accidente, a unos 15 km de la costa.

El siniestro ocurrió en momentos que el país está siendo azotado por fuertes vientos que han provocado grandes oleadas en los litorales de Costa Rica, derribando árboles y carteles publicitarios.