•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las fuerzas de élite francesas estrechaban el cerco este jueves en torno a los dos sospechosos del ataque contra el semanario Charlie Hebdo, calificados de “héroes” por el grupo Estado Islámico, en la región de Picardía, donde fueron vistos horas antes.

Los hermanos Cherif y Said Kouachi, de 32 y 34 años de edad, fueron reconocidos la mañana del jueves por el encargado de una estación de gasolina al sur de Villers-Cotterêts (Aisne, a 85 kilómetros del noreste de París), situada en la región de Picardía. Estaban “encapuchados y armados con kalashnikovs y lanzacohetes a la vista”.

Said ha sido “reconocido formalmente en foto como el agresor”, indicó el ministro de Interior francés Bernard Cazeneuve.

Por aire y tierra

Pero pese a los esfuerzos desplegados por la policía, ambos seguían prófugos en esa zona rural del norte de Francia al caer la noche de ayer. Un joven de 18 años que se presentó en comisaría al saberse sospechoso de complicidad, ha quedado finalmente libre de cargos.

Los helicópteros sobrevolaban la zona y las unidades de élite del Raid (policía) por un lado, y del GIGN (gendarmería) por otro, rastrillaban el área a la búsqueda de los dos hombres, uno de ellos un yihadista con antecedentes.

Y a pesar de no haber una reivindicación formal, la radio del grupo EI, captada en Líbano, calificó de “héroes” a los autores del atentado.

El gobierno galo declaró el estado de alerta máxima en la región de Picardía, medida que antes solamente concernía a la región parisina. Según las autoridades, hay once personas detenidas y están siendo interrogadas.

El atentado contra el semanario satírico Charlie Hebdo, en el que murieron 12 personas, entre ellos cinco de sus dibujantes, es el más mortífero cometido en Francia en medio siglo.

Manifestaciones masivas

Lo ocurrido hizo salir a las calles a cientos de miles de personas, que se manifestaron en distintas ciudades del país, y una ola de indignación sacudió al mundo entero.

La policía difundió la foto de los dos hermanos Kouachi. Los investigadores los identificaron tras encontrar el documento de identidad de unos de ellos en el vehículo utilizado para el atentado, que fue abandonado por los agresores durante su huida.

Cherif Kouachi es un yihadista conocido de los servicios de inteligencia. Fue condenado en 2008 a tres años de prisión, uno y medio condicional, por participar en una red de envío de combatientes a Irak para Al Qaeda.

Desde el miércoles pasado por la tarde, varios lugares de culto musulmán fueron blanco de ataques en distintas ciudades de Francia, en aparentes actos de venganza por el atentado contra el periódico.

 

Día de luto y unidad nacional

DOLOR• Ayer fue declarado día de luto nacional en Francia y todas las banderas seguirán ondeando a media asta durante tres días.  Todo el país mantuvo un minuto de silencio a las 12:00 (hora de Francia)  en homenaje a las víctimas del atentado y las manifestaciones de solidaridad se sucedieron en comercios, transporte, medios de comunicación y edificios públicos. Por la noche la Torre Eiffel apagabó sus luces en señal de apoyo.
“La unidad nacional es la única respuesta posible”, dijo el primer ministro Manuel Valls, instando a los franceses a “no tener miedo” frente a una “amenaza terrorista sin precedentes”.
En una atmósfera de unión de todo el país, el presidente socialista François Hollande recibió ayer en el Elíseo a su predecesor y exrival Nicolas Sarkozy, jefe del partido opositor de derecha UMP.
Los dirigentes de diferentes religiones denunciaron el atentado. El presidente de Consejo del Culto musulmán, entidad representativa de los musulmanes de Francia, Dalil Boubakeur, evocó “un golpe asestado a todos los musulmanes”.
Pese al golpe que ha supuesto la matanza, Charlie Hebdo, convertido para muchos en emblema de la libertad de expresión, anunció que volverá a publicarse la semana próxima en una edición especial “superviviente” de un millón de ejemplares.
Numerosos medios de comunicación lanzaron una campaña de donación para ayudar financieramente a Charlie Hebdo y la ministra de Cultura, Fleur Pellerin, ha anunciado que desbloqueará cerca de un millón de euros para apoyarlo.