•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las autoridades cubanas intentaban calmar este viernes los nuevos rumores sobre un supuesto deterioro de la salud de Fidel Castro, quien no aparece en público desde hace más de un año.

Varios medios de Miami, bastión del anticastrismo, afirmaron que las autoridades cubanas habían convocado a una conferencia de prensa para abordar este viernes los rumores que han circulado en las últimas 48 horas en las redes sociales, lo que fue desmentido por La Habana.

“Eso es falso. No se convocó ninguna rueda de prensa”, dijo a la AFP un responsable del Centro de Prensa Internacional (CPI), el departamento del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano que atiende a los medios extranjeros.

“Siempre lo anunciamos de la misma manera (mediante un correo electrónico a los medios), y no se mandó nada”, agregó el responsable del CPI, quien no se pronunció, sobre el estado del expresidente de 88 años, retirado del poder por razones de salud desde 2006.

Las redes sociales

Las especulaciones, provenientes principalmente de medios y sitios de Internet de expatriados cubanos, circulaban profusamente este viernes en las redes sociales, alimentadas debido a que el “Comandante” no aparece en público desde hace un año y un día.

Fidel Castro hizo su última aparición pública el 8 de enero de 2014, cuando acudió a la inauguración de la galería del artista cubano Alexis Leyva “Kcho” viejo amigo suyo en el oeste de la capital. Entonces lucía encorvado y con dificultades para desplazarse.

En julio, recibió separadamente a los presidentes de China, Xi Jinping, y de Rusia, Vladimir Putin, en su hogar en el oeste de La Habana. Unas pocas fotos inmortalizaron estos encuentros.

Desde entonces no se ha manifestado más que algunas pocas veces en columnas de prensa, publicadas por los medios oficiales cubanos, las dos últimas en octubre.

Aumentan rumores

Su ausencia a mediados de diciembre al momento del histórico anuncio del deshielo en las relaciones con Estados Unidos y el retorno de los tres agentes cubanos liberados por Washington, alimentaron los rumores en la isla y en el exterior sobre su estado de salud.