•   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ministro del Interior chileno, Rodrigo Peñailillo, dijo que se debe “terminar con los aportes de las empresas y los aportes reservados” a la política, luego de conocerse la financiación irregular a algunas campañas parlamentarias de 2013 por parte del grupo económico Penta.

“Hay que pasar de la declaración a la acción y entonces no solo cooperar con la Justicia como corresponde, sino que también modernizar la legislación en cuanto al financiamiento de la política”, dijo el ministro a la prensa.

El caso, que es investigado por la Justicia, involucra a varios políticos del principal partido de derecha, la Unión Demócrata Independiente (UDI), que habrían recibido recursos de manera fraudulenta de parte del grupo Penta, un conglomerado de inversiones que administra activos por unos 20,000 millones de dólares.

Proceso

La Fiscalía de Alta Complejidad realizó esta semana interrogatorios y procesó a varios de los implicados en el caso, entre ellos los controladores del grupo Penta, Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavin.

También indagó al subsecretario de Minería del Gobierno de derecha de Sebastián Piñera, Pablo Wagner, quien está acusado de recibir pagos irregulares del grupo durante el ejercicio de su cargo.

Los pagos a Wagner y otros políticos se habrían hecho mediante la emisión de boletas de honorarios y facturas falsas.

La investigación judicial ha sacado a luz correos electrónicos enviados a los directivos de Penta que ponen en evidencia a políticos presuntamente beneficiados con la financiación ilegal durante sus campañas electorales.