•   Naciones Unidas  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake, urgió hoy a actuar para detener la violencia contra los niños en el norte de Nigeria, después de los graves atentados perpetrados en los últimos días por el grupo terrorista Boko Haram.

"Estas imágenes del norte de Nigeria deberían estar abrasando la conciencia del mundo", dijo Lake en un comunicado, en el que se refirió al ataque en la ciudad de Baga, donde según algunas informaciones habrían muerto unas 2.000 personas, y al registrado en Maiduguri, donde se hizo estallar una bomba adherida a una niña de 10 años.

Lake recordó además que más que 200 niñas secuestradas en el país por Boko Haram continúan en paradero desconocido, lejos de sus familias.

"Las palabras no pueden expresar nuestra indignación ni disminuir la agonía de todos aquellos que sufren la constante violencia en el norte de Nigeria", dijo el responsable de Unicef.

Lake defendió que "las imágenes de los últimos días y lo que suponen para el futuro de Nigeria deben provocar una acción efectiva" y subrayó que la situación actual "no puede continuar".

En su campaña para establecer un califato islámico en el noreste de Nigeria, Boko Haram ha matado a más de 15.000 personas desde que comenzó su enfrentamiento con el Gobierno nigeriano en el año 2009.