•  |
  •  |
  • AFP

La ex rehén de las FARC, Ingrid Betancourt, se reunió con el presidente de Ecuador Rafael Correa para solicitar apoyo en la liberación de sus ex compañeros de cautiverio. Es la priemera escala de una gira por Sudamérica destinada a agradecer a los países que favorecieron su rescate.

"Tal vez sea la rehén más famosa, más conocida, pero hay 3.000 personas privadas de su libertad en manos de grupos irregulares", declaró el mandatario tras recibir a Betancourt en el salón de protocolo del Palacio de Carondelet, sede del gobierno nacional ubicado en el centro colonial, donde saludaron con un efusivo abrazo. Añadió que "Ecuador hará todo lo posible, todo lo que esté a nuestro alcance para lograr la libertad de esas personas".

Ambos dialogaron a puerta cerrada a lado del despacho presidencial ante el embajador de Francia en Quito, Didier Lopinot, además del vicepresidente y la canciller de Ecuador, Lenín Moreno y María Isabel Salvador, respectivamente.

Apoyo seguro

De igual manera, el ministro de Seguridad, Gustavo Larrea, reiteró "todo el apoyo de Ecuador para la liberación de los secuestrados" de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

"Imploramos la liberación de todos los secuestrados", declaró el funcionario a la prensa y agregó que los trámites humanitarios deben ser canalizados por la Cruz Roja Internacional para evitar confusiones.