•  |
  •  |
  • AFP

Doce personas fueron asesinadas este lunes por presuntos sicarios del narcotráfico en el estado mexicano de Chihuahua, fronterizo con Estados Unidos, donde se han registrado más de 1.900 homicidios en lo que va del año, informaron este lunes autoridades policiales.

Del total de 12 homicidios en el estado, nueve se reportaron en Ciudad Juárez, la urbe más violenta del país, entre ellos una mujer que trataba de evitar que sicarios secuestraran a su esposo.

En uno de los episodios más violentos, tres hombres murieron al recibir ráfagas de rifles de asalto la madrugada de este lunes, luego de que los obligaron a bajar de una camioneta en la que viajaban en Ciudad Juárez.

"Los vecinos reportaron al teléfono de emergencia una balacera y señalaron que cuando salieron estaban tres personas sin vida junto a la pared de una casa abandonada y en la zona había al menos 50 casquillos percutidos", informó la secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM).

Otros dos hombres fueron ejecutados también en esa ciudad del norte mexicano "a los que dispararon en el cuerpo y la cabeza con rifles R-15", señaló la policía.

Un hombre acribillado en un restaurante y otras dos personas fueron asesinadas en distintos sucesos en la fronteriza Ciudad Juárez, donde se han cometido 1.456 homicidios desde enero.

Tres asesinatos más ocurrieron en distintas localidades del estado de Chihuahua, incluido el de un comandante policial en el municipio de Meoqui.

Chihuahua se ha convertido en territorio de disputa entre los cárteles de Juárez, a cargo de Vicente Carrillo, y el de Sinaloa, encabezado por el prófugo Joaquín "Chapo" Guzmán, que buscan controlar las rutas de trasiego de droga hacia Estados Unidos.

El gobierno federal lleva a cabo una lucha frontal contra los cárteles del narcotráfico con el despliegue de 36.000 militares en diferentes áreas del país, aunque más de 4.500 personas han muerto en este año en México en asesinatos relacionados con el crimen organizado.