•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Francia anunció ayer un despliegue militar sin precedentes en su propio territorio para proteger los “puntos sensibles” --incluidas las escuelas judías-- al día siguiente de las manifestaciones contra los atentados que reunieron a casi cuatro millones de franceses.

El ministro de Defensa Jean-Yves Le Drian anunció las medidas ayer tras una reunión de crisis con el presidente François Hollande, en momentos en que Francia busca evitar nuevos ataques extremistas.

Según el primer ministro Manuel Valls, se estima que hay unos 1,400 yihadistas franceses o residentes en Francia candidatos potenciales o que ya se sumaron a la yihad en Siria o Irak.

“Hay 1,400 individuos concernidos por las partidas al yihad para el terrorismo, en Siria y en Irak”, dijo Valls al canal BFMTV. “Y eso representa un gran aumento: había una treintena cuando me convertí en ministro del Interior (a mediados de 2012), y 1,400 actualmente”, insistió.

“Operación interior”

En respuesta a esa situación alarmante que parece desbordar las capacidades de los servicios de inteligencia, el ministro de Defensa anunció este lunes una “verdadera operación interior” con soldados y destacó que “es la primera vez que hay una movilización de tal amplitud en nuestro territorio”.

“Hemos decidido, junto al jefe del Estado mayor de las Fuerzas Armadas (general Pierre de Villiers), movilizar a 10,000 hombres para la protección de puntos sensibles en todo el territorio a partir de mañana (hoy)”, agregó.

Según Jean-Yves Le Drian, que se negó a identificar cuáles eran esos “puntos sensibles”, la movilización de los soldados comenzó a ponerse en marcha ayer en la mañana.

Cerca de 5,000 policías y gendarmes ya fueron movilizados para proteger las 717 escuelas y los lugares de culto judíos de Francia tras los atentados.

El domingo pasado, para expurgar con lágrimas y sonrisas una semana de loca violencia, una marea humana se manifestó en provincia y en las calles de un París en estado de sitio.

netanyahu en tienda

Tras la marcha, Hollande y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, acudieron a la gran sinagoga de París el domingo pasado de noche, cuando se realizaba una ceremonia de homenaje a las víctimas de los atentados, incluyendo los franco-israelíes que fallecieron en el supermercado Kósher.

El primer ministro expresó su precio a “la posición muy firme” de Francia contra “el nuevo antisemitismo” y el terrorismo.

Ayer, Netanyahu permaneció en París para visitar el supermercado Kósher --este de París--, donde fueron asesinados los cuatro judíos. Sus restos serán inhumados en Israel.

La investigación de los atentados se acelera

PESQUISAS• La investigación sobre los atentados de París avanzaba respecto a Amedy Coulibaly, el yihadista autor de la toma de rehenes en el supermercado judío, del asesinato de una policía en Montrouge, municipio colindante con el sur de París, y también sospechoso de herir de gravedad a tiros a un hombre que practicaba el jogging días atrás.

Una conferencia internacional sobre terrorismo tuvo lugar la mañana del domingo en París.

Antes de morir el último viernes a tiros de los comandos franceses, los hermanos Cherif y Said Kouachi, responsables de la matanza en “Charlie Hebdo”, afirmaron que actuaron en nombre de Al Qaeda mientras que Amedy Coulibaly se refirió al grupo Estado Islámico (EI).

El primer ministro, Manuel Valls, informó ayer que hubo “70 franceses o residentes en Francia que murieron en Siria y en Irak en filas terroristas”. Según el ministro, los hermanos Kouachi probablemente formaron parte de los que viajaron al exterior “para recibir formación de muerte y terror”, mientras que Coulibaly “nunca salió y no estaba en los radares de los servicios de inteligencia”.

"Es la primera vez que hay una movilización (policial y militar) de tal amplitud en nuestro territorio”. Jean-Yves Le Drian, ministro de Defensa de Francia.