•   Paris, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Medios de comunicación del mundo entero, desde periódicos a páginas web, publicaron el martes por solidaridad la portada del próximo número de Charlie Hebdo que representa de nuevo al profeta Mahoma, una imagen juzgada "provocadora" por autoridades del mundo musulmán.

Mahoma aparece en esta portada con ropa y turbante blancos, una lágrima que le salta de los ojos, con una pancarta entre las manos en la que se puede leer "Je suis Charlie ("Soy Charlie")", el eslogan de millones de manifestantes que, en Francia y en el extranjero, desfilaron para condenar los atentados en Francia que dejaron 17 muertos.

Encima del profeta aparece una leyenda, "Todo está perdonado". El número de Charlie Hebdo aparecerá en los quioscos franceses el miércoles.

Charlie Hebdo publicó en 2006 una serie de caricaturas de Mahoma que provocaron amenazas de muerte, que acabaron concretándose el pasado martes.

Las organizaciones que representan a entre 3.5 y 5 millones de musulmanes en Francia hicieron un llamamiento a "guardar la calma evitando reacciones emotivas".

En el extranjero, la portada provocó cólera. Los dibujos "atizarán el odio" declaró la máxima autoridad sunita musulmana, Al Azhar en El Cairo.

El muftí egipcio, Ibrahim Negm, la tildó de "provocación injustificada para los sentimientos de 1,500 millones de musulmanes a través del mundo".

"Denunciamos la violencia y respetamos la libertad de opinión. Pero la otra parte debe comprender que amamos al profeta Mahoma" añadió.

El número, traducido a varias lenguas, entre ellas el árabe y el turco, tendrá una tirada de 3 millones de ejemplares, en lugar de los 60,000 habituales, con 16 páginas de humor y homenaje a los muertos del equipo de redacción, entre ellos cinco de los más destacados dibujantes de cómic franceses.

"Es a causa de una caricatura de Mahoma que murieron, es con una caricatura de Mahoma que volverán a la vida" escribió el martes el Jornal de Negocios en Portugal.

Un diario turco, el opositor Cumhuriyet, anunció que iba a distribuir parte del Charlie Hebdo traducido, cuatro páginas, en su edición del miércoles.

En otros países, los medios que decidieron publicar la portada explicaron que la decisión no fue tomada a la ligera.

"Por un lado, al publicar esta portada, corremos el riesgo de ofender a algunos de nuestros lectores. Pero por otra parte, si no la publicamos, ofenderemos a un número aún mayor de nuestros lectores que quieren que tomemos posición contra lo que representaron esos ataques en Francia" explicó Daniel Sankey, redactor jefe de la web australiana news.com.au.

"Llamado al perdón"

En la mayoría de los países europeos, los diarios o webs reproducen esa portada. En Gran Bretaña, sin embargo, The Independent es el único de los grandes periódicos que la publica en versión papel.

El diario The Guardian la reproduce en su web y destaca que "el editorialista superviviente del semanario satírico francés afirma que esta portada es un llamado al perdón de los terroristas que asesinaron a sus colegas la semana pasada".

El Daily Telegraph opta por reducir la reproducción para que no aparezca la figura del profeta.

El viceprimer ministro británico Nick Clegg defendió sin embargo la portada, que a su juicio se enmarca en el "combate ideológico" para mantener a una sociedad libre.

El Departamento de Estado, a través de su portavoz adjunta Marie Harf, expresó su "apoyo absoluto al derechos de Charlie Hebdo de publicar cosas de ese tipo".

En Dinamarca la nueva portada de Charlie Hebdo fue publicada por las web de varios diarios, entre ellos Berlingske, Politiken, Information y Ekstra-Blade pero el Jyllands-Posten se abstiene de reproducirla.

Fue ese periódico el que provocó la primera gran polémica mundial al publicar una serie de caricaturas del Mahoma en 2005, y desde entonces ha preferido guardar un perfil discreto.

En Rusia, solamente el diario Kommersant publicó la portada de Charlie Hebdo en su página.

En Irán, la página web de información Tabnak (conservador) estimó que Charlie Hebdo "insulta de nuevo al profeta".

"La oleada de insultos contra las entidades sagradas del islam, en la que este semanario jugó un papel preponderante en el pasado, combinado con la islamofobia, aumenta en Occidente", escribió.