•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Barack Obama hizo un nuevo intento este martes de impulsar una legislación de ciberseguridad, pidiendo al nuevo Congreso que resucite la iniciativa estancada durante los últimos años.

La solicitud se produce un día después de que seguidores de la organización Estado Islámico (EI) piratearan las cuentas de Twitter y YouTube del comando militar central de Estados Unidos (Centcom).

"El ataque ocurrido contra Sony, la intervención de la cuenta de Twitter (del Centcom) por simpatizantes de la yihad islámica ayer, sólo demuestran cuanto trabajo tenemos tanto en el sector público como en el privado para fortalecer nuestra ciberseguridad", dijo Obama en la Casa Blanca durante un encuentro con líderes del Congreso.

La nueva propuesta promueve el intercambio de información de amenazas cibernéticas entre el sector público y privado, la penalización de la venta de información financiera robada como "números de tarjeta de crédito y cuentas bancarias", detalló la Casa Blanca en un comunicado.

Además, podría exigir a las compañías notificar a sus consumidores sobre las violaciones de datos y "ampliaría la autoridad federal para impedir la venta de software espía usado para cometer robos de identidad o acecho", detalla la nota.

La Casa Blanca señaló que la propuesta "promueve la mejora del intercambio de información sobre ciberseguridad entre el sector privado y el gobierno".

"Las ciberamenazas son un urgente y creciente peligro", advirtió el mandatario.

Obama dijo que habló con los líderes del Partido Republicano de la Cámara de Representantes y del Senado. "Creo que estamos de acuerdo en que ésta es un área donde podemos trabajar duro juntos, concretar una legislación y asegurarnos que somos más efectivos protegiendo a los estadounidenses de este tipo de ciberataques".

El jefe ejecutivo de la Asociación de la Industria de Telecomunicaciones, Scott Belcher, celebró el plan, asegurando que "ayudará a dotar al negocio de más armas para combatir los ataques y dará más libertades para buscar soluciones innovadoras y agresivas".

En contraste, Amie Stepanovich del grupo de derechos digitales Access, estimó que cualquier esfuerzo debe ser acompañado de reformas en la Agencia de Seguridad Nacional, NSA, cuya vasta capacidad de datos ha sido filtrada.

"¿Qué tal una reforma en NSA? (...) antes de que empecemos a buscar un incremento de la información personal transferida al gobierno", dijo la experta en Twitter.