•   Saná  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA, por sus siglas en inglés), que reivindicó este miércoles el atentado contra la revista Charlie Hebdo, es según Estados Unidos la rama más activa y peligrosa de Al Qaeda.

Nacido en enero de 2009 de la fusión de las filiales saudita y yemenita de Al Qaeda, el grupo establecido en Yemen figura en la lista de organizaciones “terroristas” de Washington, que ha prometido 10 millones de dólares por cualquier información que conduzca a la localización de su líder, el yemenita Naser al Whaychi, y de otros siete dirigentes del grupo.

Whaychi proclamó en julio de 2011 su adhesión a Ayman al Zawahiri, nuevo jefe de Al Qaeda tras la muerte de Osama bin Laden en mayo de 2011.

Ataques en Francia

AQPA reivindicó en los últimos años atentados importantes, tanto en Yemen como en el extranjero, incluido un intento de hacer estallar un avión de línea estadounidense el día de Navidad de 2009. Y el grupo instó en varias ocasiones a sus partidarios a atacar Francia, miembro de la coalición internacional que combate al Estado Islámico en Irak e implicada en África contra los yihadistas.

La revista de AQPA en inglés, “Inspire”, lanzada con el objetivo de despertar vocaciones de “lobo solitario” en el extranjero, urgió a sus partidarios a cometer atentados en Francia y puso en 2013 al director de Charlie Hebdo, Stéphane Charbonnier, en su lista de personas que había que matar.

Este, más conocido como Charb, murió el 7 de enero en el atentado contra la sede del periódico, con otras 11 personas.

Los dos presuntos autores de la masacre, los hermanos Cherif y Said Kouachi, fueron abatidos por las fuerzas especiales francesas. Poco antes, el primero había dicho actuar en nombre del AQPA.

Varios atentados

En una llamada a la cadena de televisión francesa BFMTV, Cherif Kouachi dijo haber pasado una temporada en Yemen en 2011, financiado por el islamista Anwar al Aulaki, con doble nacionalidad estadounidense y yemenita, muerto ese mismo año en un ataque de un dron estadounidense.

AQPA se adjudicó la autoría de varios atentados en los últimos años, como el envío de paquetes bomba a Estados Unidos en noviembre de 2010 y la explosión de un avión de carga dos meses antes en Dubái. En 2009, un kamikaze de AQPA estuvo a punto de matar al ministro saudita de Interior Mohamed ben Nayef, haciéndose estallar en su presencia.

En territorio yemenita, el grupo extremista sunita lleva a cabo regularmente mortíferos ataques contra las fuerzas del orden y más recientemente contra los rebeldes huzis que se apoderaron en septiembre de la capital, Saná.

AQPA aprovechó la insurrección popular contra el poder central para aumentar su influencia en el país, sobre todo en el sur. El nuevo poder del presidente Abd Rabo Mansur Hadi logró relegarlo a unas zonas montañosa de difícil acceso, ayudado por Estados Unidos y de sus drones.

A finales de 2012, el número dos de AQPA, el saudita Said al Shehri, murió en un ataque de dron. Este ex preso de Guantánamo, pasó por un programa de rehabilitación en su país antes de reaparecer en Yemen.