•   Ciudad de Guatemala, Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El derechista Partido Liberador Progresista, PLP, anunció este jueves que pretende postular como candidata presidencial a la exdiputada Zury Ríos, hija del exdictador Efraín Ríos Montt, acusado por el genocidio de indígenas durante su régimen de facto entre 1982 y 1983.

"Invitamos públicamente a la licenciada Zury Ríos a representar al PLP como candidata a la presidencia del país" en las elecciones generales de septiembre próximo, dijo en rueda de prensa Miguel Valladares, miembro del comité ejecutivo de la agrupación.

Valladares explicó que esperarán un "tiempo prudencial" para que Ríos responda a la invitación del partido, que actualmente mantiene una batalla legal para revertir una orden del Tribunal Supremo Electoral que lo había suspendido por no contar con los afiliados necesarios para mantenerse activo.

Sin partido político, Zury Ríos se mantiene en contacto con la población a través de las redes sociales y mensajes de texto de teléfono celular para abordar los problemas nacionales.

El caso de Efraín Ríos Mont

Los militantes del PLP le restaron importancia a la vinculación familiar de la excongresista con Efraín Ríos Montt, de 88 años, quien tiene pendiente enfrentar un nuevo juicio por genocidio tras la matanza de 1,771 indígenas mayas-ixiles en el norteño departamento de Quiché entre 1982 y 1983.

El exdictador fue sentenciado el 10 de mayo de 2013 a 80 años de prisión al ser declarado culpable de genocidio, pero la máxima instancia judicial del país anuló la condena alegando errores procesales y ordenó realizar un nuevo juicio.

El pasado 5 de enero, un tribunal tenía previsto comenzar con el proceso pero la defensa del militar recusó a la jueza Jeannette Valdez por haber emitido una opinión sobre genocidio en una tesis académica en 2004, y ahora una sala de apelaciones tiene que nombrar a un nuevo juez en sustitución de la recusada.

"Valoramos su lealtad y valoramos su apoyo incondicional hacia su padre" pero ser hija de Ríos Montt "no es un factor justo para juzgar a una persona", refirió Valladares.

El régimen de facto de Ríos Montt es considerado el más sangriento de la guerra civil que vivió Guatemala entre 1960 y 1996, la cual dejó 200,000 muertos y desaparecidos, según un informe de la ONU.