•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, concluyó ayer su prolongada gira internacional que desde el 4 de enero lo llevó a seis países petroleros en Asia y África en busca de auxilio financiero para paliar el colapso de la economía. Si bien se esperaba que la peregrinación, la que según él resultó exitosa, terminara el martes en Argelia, el mandatario prefirió volver a Rusia --donde ya había hecho escala técnica-- antes que regresar a Caracas con las manos vacías. Venezuela se enteró del desvío de la gira presidencial a través de un despacho de la agencia rusa de noticias TASS, en el que el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, anunció que Maduro y el presidente Vladímir Putin se reunirían este jueves en Moscú para discutir “las relaciones bilaterales, la cooperación en proyectos conjuntos y los problemas en su implementación”.

El propio Maduro optó por retuitear un titular de la cadena oficial de televisión rusa (RT) para oficializar el encuentro.

Tras finalizar su encuentro con Putin, el presidente venezolano dijo que con la gira internacional que realizó, logró “todos los recursos” necesarios para financiar el desarrollo del país ante la baja de los precios de crudo, su principal fuente de ingresos.

“Los he conseguido, tengo que decirle a Venezuela, he conseguido los recursos necesarios para que el país mantenga su ritmo de inversiones”, indicó.

Agregó que con Putin también logró el ofrecimiento de más participación de capital ruso en la industria petrolera de Venezuela.

Quiere ir a México

En unas declaraciones a los periodistas durante la visita que realizó a su homólogo ruso, Vladimir Putin, transmitidas por la televisión estatal venezolana, Maduro dijo que llegaría a Venezuela “en las próximas horas” aunque también informó de que solicitó una reunión al gobernante mexicano, Enrique Peña Nieto, para seguir ”construyendo fórmulas” para rescatar el precio del crudo.

La extensa gira de Maduro le impidió comparecer este jueves, como obliga la Constitución, en la Asamblea Nacional para presentar su Memoria y cuenta anual.

El vicepresidente venezolano, Jorge Arreaza, se encargó ayer de entregar al Parlamento el informe de gestión de Nicolás Maduro.

Economía deteriorada

La situación política y económica en Venezuela se ha deteriorado durante la ausencia del presidente. Las largas filas para adquirir productos de consumo básico y el desabastecimiento se acentúan, agitando de nuevo el fantasma de la explosión social.

El lunes la agencia calificadora Moody’s rebajó los bonos de deuda venezolana a la categoría de “alto riesgo”.

Maduro denunció desde Argelia, la fragua de lo que llamó “un golpe económico”.