•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El levantamiento parcial de las sanciones a Cuba anunciada por Estados Unidos sorprendió ayer a los habitantes de la isla por la rapidez de la entrada en vigor de las nuevas medidas, sin que de momento se hayan producido reacciones oficiales del Gobierno de Raúl Castro.

A primera hora de este jueves, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos divulgó los reglamentos que relajan las restricciones que limitaban los viajes de los norteamericanos y prohibían intercambios de bienes y capital con Cuba, unas medidas que entrarán en vigor este viernes 16 de enero.

Pero en los medios oficiales de la isla la información se hizo esperar y la mayor parte de los cubanos se enteró por la televisión estatal, que mencionó el asunto casi al finalizar su noticiero del mediodía y sin que el tema hubiera sido destacado entre los titulares iniciales.

“Las normas permitirán a los estadounidenses autorizados (a viajar a la isla) utilizar sus tarjetas de crédito en Cuba y llevar de regreso a su país por primera vez en medio siglo pequeñas cantidades de tabaco”, indicó el reporte de la televisión cubana.

El noticiero de la televisión estatal recordó que el turismo de Estados Unidos hacia Cuba “continúa prohibido”, pero los ciudadanos autorizados a viajar “ya no necesitarán permisos especiales del Departamento del Tesoro ni tendrán límites sobre el dinero que podrán gastar diariamente” en la isla.

También se informó del resto de medidas, como la posibilidad de que compañías estadounidenses exporten a la isla tecnología telefónica, informática y de internet, o la autorización para que agentes de viaje y aerolíneas puedan viajar al país caribeño sin licencia especial.

En la calle, los cubanos acogieron la noticia con sorpresa, ya que no esperaban que los cambios se fueran a materializar tan pronto, aunque desean mayor libertad para los viajes entre los dos países.

Esperan más cambios

Muchos todavía no se habían enterado de la noticia, como la habanera Carmen Garriga que se mostró “muy esperanzada” con estos cambios que se están produciendo “con brevedad y rapidez”.

“Espero cosas positivas, que sean más permisivos con la gente que quiere venir y los que queremos ir”, añadió.

“Ojalá pronto pueda haber cambios para que podamos ir allí a ver a las familias y ellos puedan venir a vernos de manera normal”, dijo a Efe Aliuska en la cola de la Sección de Intereses de EE.UU. en La Habana, donde iba a solicitar un permiso para ir a visitar a sus familiares de Miami.

Para Alexander, otro de los que esperaban su turno para trámites migratorios con Estados Unidos, se abren expectativas de que todas esas gestiones para los viajes, a uno y otro lado del estrecho de la Florida, “sean más rápidos y uno tenga que hacer menos papeleo”.

"Ojalá pronto pueda haber cambios para que podamos ir allí (a EE.UU.) a ver a las familias y ellos puedan venir a vernos de manera normal”. Aliuska, ciudadana cubana.