•   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Europa emprendió una ofensiva contra el yihadismo, con la muerte el jueves pasado de dos sospechosos en Bélgica y la detención ayer de decenas más en este país, en Francia y en Alemania, una semana después de los atentados ocurridos en París.

Los responsables europeos temen que los jóvenes que parten a zonas en conflicto, principalmente a Siria e Irak, para unirse a grupo radicales, entrenarse y combatir, regresen luego al continente para cometer ataques.

En París, donde recibió al secretario de Estado estadounidense John Kerry, el presidente francés François Hollande pidió una respuesta “colectiva” y “firme” contra el “terrorismo”.

En el marco de la investigación en Francia por los ataques de la semana pasada --en los que murieron 17 personas, así como los tres atacantes--, la policía detuvo a doce personas en diferentes redadas de la región de París.

15 arrestos en Bélgica

“Estas detenciones muestran la determinación del Estado. [...] El Estado quiere actuar de manera implacable, para dar con todos los que pueden ser cómplices de esos atentados bárbaros”, declaró el primer ministro francés Manuel Valls.

En Bélgica, que se encuentra en estado de alerta, las autoridades hicieron 12 registros y detuvieron a 13 personas para “desmantelar una célula terrorista y su apoyo logístico” que se preparaba a “matar policías en la vía pública”, anunció este viernes la fiscalía federal.

Dos personas más fueron detenidas en Francia y Bélgica pedirá su extradición, indicó el portavoz de la fiscalía, Thierry Werts. La mayoría de los registros tuvieron lugar en Bruselas y en Molenbeek, un barrio popular de la capital belga.

Una de las operaciones se llevó a cabo en Verviers, una ciudad del este de Bélgica que está cerca de la frontera con Alemania.