•   Niamey  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cinco personas murieron ayer en disturbios tras las protestas en Niamey, capital de Níger, en África Occidental, contra la publicación de nuevas caricaturas del profeta Mahoma en el semanario francés Charlie Hebdo, anunció el presidente, Mahamadou Issoufou.

“El balance son cinco muertos, todos civiles, cuatro de los cuales murieron en las iglesias y en los bares”, dijo Issoufou.

Las protestas violentas de grupos de musulmanes se extendieron a Níger, donde al menos 10 iglesias fueron incendiadas ayer, mientras que el presidente francés, François Hollande, reiteró en París su compromisocon la libertad de expresión, una semana después de los atentados yihadistas en París que dejaron 17 víctimas.

Miles de personas se habían manifestado el viernes en el mundo musulmán, en países como Senegal, Argelia, Afganistán y Níger, contra la nueva caricatura de Mahoma publicada en la portada de Charlie Hebdo.

Varios centenares de jóvenes se reunieron cerca de la Gran Mezquita de Niamey, bajo la consigna “Abajo Francia” y “¡Alá akbar!” (¡Dios es grande!), pese a que las autoridades habían prohibido las manifestaciones.

Varios bares, hoteles y comercios pertenecientes a personas no musulmanas o que tenían algún cartel de alguna marca francesa también fueron destruidos.

El Gobierno de Francia exhortó a los franceses residentes en la capital nigerina a no salir de sus viviendas, máxime cuando la violencia se ha extendido a varios barrios de Niamey.

“HAY QUE CASTIGARLOS”

Al preguntarle sobre las banderas francesas quemadas en manifestaciones de varios países, Hollande respondió: “No hemos terminado con este tipo de comportamientos, habrá que castigarlos, porque lo que ocurre en Francia es intolerable, pero también en el extranjero”.

“Pienso en particular en esos países que a veces no pueden comprender la libertad de expresión porque se les ha privado de ella”, agregó Hollande.

El sábado también aparecieron inscripciones en la pared del centro cultural francés de Gaza, prometiendo “el infierno” a los periodistas de Charlie Hebdo.

En el contexto de la extrema tensión suscitada por las nuevas caricaturas del profeta publicadas por el semanario satírico francés y frente al temor de nuevos atentados, varios países europeos han reforzado sus dispositivos de seguridad.