elnuevodiario.com.ni
  • APATZINGÁN |
  • |
  • |
  • AFP

Envueltos en un halo de misterio y escudándose en supuestas causas sociales, el grupo armado mexicano Los Viagras está esperando el menor descuido de las autoridades para apoderarse de antiguos feudos del debilitado cártel Los Caballeros Templarios en el conflictivo estado de Michoacán (oeste).

En los recónditos pueblos montañosos de la convulsa región michoacana de Tierra Caliente, Los Viagras están "silenciosos, esperando el momento para tener fuerza y poder", dijo a la AFP Javier Cortés, vicario general de la diócesis de Apatzingán.

Esta ciudad, de 120,000 habitantes y centro económico de Tierra Caliente, fungió durante años como feudo de Los Caballeros Templarios, que sembraron el terror en los últimos años en todo Michoacán bajo protección de autoridades locales.

Para enfrentarlo, pobladores tomaron las armas a inicios de 2013 y consiguieron un año después que el gobierno federal legalizara una parte de su movimiento miliciano en un cuerpo de seguridad llamado ‘fuerzas rurales’.

Caballeros desmantelados

Una ofensiva del gobierno mexicano en Michoacán logró desmantelar casi toda la cúpula de Los Caballeros Templarios, tras lo cual se anunció el pasado diciembre el próximo fin de las fuerzas rurales, señaladas de estar infiltradas por narcotraficantes que buscaban desplazar al cártel hegemónico.

Los Viagras "están aprovechando sus conexiones con los grupos paramilitares, hay un campo fértil para que sean los próximos dueños de Michoacán", estimó Raúl Benítez Manaut, experto en seguridad de la pública Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Aunque aún no tienen gran capacidad, Los Viagras se perfilan como el grupo armado más fuerte entre los que brotaron de las cenizas de los Templarios, y "pueden representar un nuevo desafío para el Estado", apunta Jaime Rivera, investigador de la Universidad Michoacana.