•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Nicolás Maduro anunció ayer un nuevo sistema cambiario con tres tasas oficiales, y abrió un debate público para subir el precio de la gasolina más barata del mundo, como parte de las medidas económicas contra la crisis que vive el país.

En su mensaje de rendición de cuentas ante el Legislativo, Maduro anunció el mantenimiento de la tasa subsidiada de 6.30 bolívares por dólar para alimentos y medicinas y la modificación de otros dos mercados, cuya tasa no desveló, y en uno de los cuales --se anticipa marginal-- podrán volver a operar casas de bolsa privadas como intermediarios.

El presidente también informó que a partir de este jueves iniciará una “ofensiva de revisión de distribución en mayoristas”, con lo cual pretende reducir la escasez de un porcentaje de los principales productos básicos, lo que se ha sumado a una fuerte caída en el precio internacional del petróleo.

La escasez de productos ha provocado el aumento de largas colas en los centros de distribución, lo que ha generado malestar entre los consumidores y ha provocado disturbios en algunas ocasiones.

Economistas asesores

Maduro agregó que convocó a economistas a conformar “un grupo de asesoría” bajo la coordinación del presidente de Fedeindustria, para terminar con el problema de la escasez de productos básicos en el comercio.

El mandatario también aseguró que si las elecciones fueran hoy, “las fuerzas de la revolución superarían a la derecha”.

Maduro manifestó que 2014 fue un año difícil en el que la oposición intentó “derrocar” a un gobierno democráticamente elegido, pero que al final “triunfó la paz”.

Según el presidente, a pesar del decrecimiento y la alta inflación, se mantuvieron los buenos indicadores en reducción del desempleo.

Pero el heredero político de Hugo Chávez también se enfrenta a su popularidad más baja en sus casi dos años de gobierno, cuando el oficialismo podría perder la mayoría parlamentaria en las elecciones legislativas del último trimestre de 2015, según las encuestas.

En este escenario la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) llamó a recibir la alocución presidencial con “un sonoro cornetazo y un cacerolazo de protesta”, que expresara el descontento por la difícil situación que enfrentan los venezolanos.

La escasez de un tercio de los productos básicos de alimentación e higiene (el sector farmacéutico habla de la falta de más de la mitad de las medicinas) es el problema más grave en el país según encuestas de diciembre pasado, superando incluso a la criminalidad, pese a que Venezuela tiene la segunda mayor tasa de homicidios del mundo.