elnuevodiario.com.ni
  •   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El director de los servicios secretos alemanes que operan en el interior del país, Hans-Georg Maaßen, subrayó hoy la necesidad de institucionalizar la cooperación del espionaje europeo ante la libertad de circulación de la que gozan posibles terroristas yihadistas en territorio Schengen.

Los atentados islamistas de París ratificaron la urgencia de esa colaboración, pero las alertas ya habían saltado tras el ataque al Museo Judío de Bruselas el pasado mes de mayo, en el que murieron cuatro personas, subrayó Maaßen en un encuentro con la Asociación de la Prensa Extranjera.

El principal sospechoso de la matanza, el franco-argelino Mehdi Nemmouche, había viajado desde Francia a Siria y, poco antes del atentado, a través de Turquía, había regresado a Europa vía Fráncfort para viajar después a Bruselas.

Sin cuestionar la libertad de movimientos que garantiza Schengen y tras elogiar la estrecha relación de los servicios secretos alemanes, franceses y belgas, Maaßen, que preside la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV), abogó por "institucionalizar" el intercambio de información.

Eludió criticar de forma directa a Turquía, pero confió en que las autoridades de Ankara actúen de manera más decidida para controlar su frontera con Siria, la vía que utilizan la mayoría de los islamistas europeos que quieren unirse a la yihad y, después, para regresar a su país de origen.

Según las últimas estimaciones, más de 600 islamistas han salido de Alemania con destino a Siria e Irak, de los que unos 60 han muerto en combate y casi 200 han regresado a su país.

"Son demasiados", subrayó Maaßen para pedir a continuación a Turquía que "haga más".

Las autoridades tienen datos que apuntan a que al menos 35 personas retornadas cuentan con "experiencia de combate".

Según las últimas estimaciones, en Alemania residen en estos momentos alrededor de 7.000 salafistas, musulmanes que defienden una versión radical del islam, y los servicios secretos vigilan en torno a un centenar de grupos y células en el país.