•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP y EFE

La presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, sorprendió ayer cuando descartó que el fiscal Alberto Nisman se haya suicidado y enmarcó la polémica muerte del fiscal como parte de un complot contra su gobierno.

Nisman, quien investigaba el atentado en 1994 a la mutual judía AMIA en Buenos Aires y acusó a Kirchner de encubrir a Irán en el caso, fue hallado muerto de un tiro en la sien el domingo, un día antes de rendir declaración ante el Congreso.

En un primer momento, las autoridades dijeron que su muerte había sido un suicidio, pero luego se habló también de “suicidio inducido” y de asesinato.

Pero en una nueva carta publicada este jueves en su cuenta Facebook, la presidenta descartó la tesis del suicidio.

“El suicidio (que estoy convencida) no fue suicidio. Lo usaron vivo y después lo necesitaban muerto. Así de triste y terrible”, escribió Kirchner sobre este caso que ha conmocionado a los argentinos.

La carta levantó una ola de críticas en la oposición que desde un inicio sostiene la hipótesis del asesinato.

Nisman había acusado a la jefa de Estado y a su canciller Héctor Timerman de “confabular” para encubrir a exfuncionarios iraníes imputados de participar en el atentado a la AMIA, que dejó 85 muertos.

Operación era su muerte

Pero según Kirchner, esa “acusación no sólo se derrumba, sino que constituye un verdadero escándalo político y jurídico”.

La presidenta aseveró además que Nisman no sabía de la “operación contra el Gobierno” que no era la denuncia en sí misma, sino que “la operación era la muerte del fiscal después de acusar a la presidenta, a su canciller”.

Sara Garfunkel, la madre del fiscal que lo halló muerto, tampoco cree en la hipótesis del suicidio, tanto como su exesposa y madre de las dos hijas de Nisman, de 7 y 15 años.

La fiscal Viviana Fein dijo el jueves que la causa de Nisman sigue caratulada como “muerte dudosa”.

Más cabos sueltos

Las contradicciones y cabos sueltos alrededor de las circunstancias de la muerte del fiscal argentino se multiplican con el paso de las horas en una investigación judicial que cumple hoy su quinto día y avanza con más sombras que certezas.

Otra de las interrogantes que surgió en el caso, es que aunque Nisman estaba amenazado y contaba con una custodia de diez hombres de la Policía Federal, estos declararon a la fiscal que no hacían guardia frente a su apartamento, sino en la acera del edificio y ni siquiera las 24 horas del día.

Pese a las fuertes medidas de seguridad del edificio, las escaleras no cuentan con cámaras de seguridad.

Además, el personal de guardia no revisó las pertenencias del colaborador de Nisman, Daniel Lagomarsino en su visita del sábado, cuando este le entregó la pistola que el fiscal le había pedido prestada y que le provocó la muerte.

Según Lagomarsino, Nisman le confió que el influyente exdirector de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia Antonio “Jaime” Stiuso le había prevenido contra su custodia.

Stiuso ha sido en los últimos días también uno de los blancos de las acusaciones de la presidenta Cristina Fernández, quien lo acusa de haber hecho “algo más” que dirigir la investigación de Nisman que culminó en una denuncia por supuesto encubrimiento de terroristas contra la mandataria y algunos de sus colaboradores.

Paradero desconocido

Se desconoce el paradero del exagente argentino, aunque la fiscal que investiga la muerte de Nisman desestimó ayer llamarlo a declarar. Fein tampoco tiene previsto llamar a declarar al secretario de Seguridad, Sergio Berni, aunque ha sido denunciado por ingresar al apartamento sin la presencia de personal judicial.

La fiscal reveló ayer también que en las últimas horas fue allanado el domicilio de un periodista, al que un custodio le entregó un sobre facilitado por Nisman la víspera de su muerte.

Sin embargo, el periodista Laureano Pérez Izquierdo replicó que no fue su vivienda, sino otra contigua, la que fue revisada y aseguró que tiró el sobre al momento de recibirlo porque la información que contenía era “más de lo mismo” y ya la había plasmado en una nota previa.