AFP
  •   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La OTAN acordó en Bruselas reanudar de forma "condicional" y "progresiva" sus contactos con Rusia, suspendidos desde agosto por el conflicto armado entre este país y Georgia, con el que pretende profundizar la cooperación.

"Los aliados acordaron una reanudación condicional y
progresiva de las relaciones con Rusia", anunció el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, Jaap De Hoop Scheffer, al final de una reunión de cancilleres de la OTAN en Bruselas.

La Alianza Atlántica quiere celebrar próximamente "una reunión informal del Consejo OTAN-Rusia a nivel de embajadores, con el objetivo de reanudar el contacto y discutir cuestiones en las cuales estamos de acuerdo y aquellas en la que no lo estamos", agregó.

"Esto no significa que de repente estemos de acuerdo con los rusos sobre el uso desproporcionado de la fuerza" contra Georgia o sobre el "reconocimiento de Abjasia y Osetia del Sur", subrayó De Hoop Schefer.

No hay intención de aislar
En ese sentido, la intención es "no aislar a Rusia", explicó la secretaria norteamericana de Estado, Condoleezza Rice, que participaba en su última reunión de este tipo antes de la llegada al poder del presidente electo demócrata Barack Obama.

"No pienso que sea una vuelta a la normalidad" en las relaciones OTAN-Rusia, matizó Rice, en referencia a la situación tras el conflicto del 7 al 12 de agosto pasado por las regiones separatistas georgianas pro-rusas de Osetia del sur y Abjasia.

En el marco de su encuentro en Bruselas, los cancilleres llegaron a un acuerdo también para profundizar la cooperación con las ex repúblicas soviéticas de Georgia y Ucrania, reforzando dos comisiones bilaterales que deben servir para impulsar las reformas destinadas a la adhesión a la OTAN, indicó De Hoop Scheffer.

"Vamos a reforzar la Comisión OTAN-Ucrania y la Comisión
OTAN-Georgia", dijo el secretario general de la Alianza, explicando que esta decisión no modifica la marcha del proceso de obtención del MAP (Plan de Acción con vistas a la Adhesión) requerido para entrar al selecto club.

Esta decisión se adoptó tras duras negociaciones en las que estuvieron implicados principalmente Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Alemania, que sospechaba que la cooperación reforzada con Tiflis y Kiev pretendía esquivar el MAP para acelerar una adhesión.

Bloqueo previo a la adhesión
En la cumbre de la OTAN de abril pasado en Bucarest, un conjunto de países aliados encabezados por Francia y Alemania había bloqueado el acceso de Georgia y Ucrania al MAP, primer paso para entrar en la Alianza Atlántica.

Incluso Estados Unidos, que busca presionar al final de la administración del presidente George W. Bush para volver irreversible la adhesión de las dos ex repúblicas soviéticas a pesar de la oposición de Moscú, reconoció que esa iniciativa llevaría "años".

Una mayoría de la opinión pública ucraniana se oponea la OTAN y el caso georgiano se complicó por el reconocimiento unilateral de la independencia de sus regiones separatistas de Abjasia y Osetia de Sur por parte de Rusia, réplica de Moscú al apoyo de Occidente a la soberanía de Kosovo.