•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La administradora de sistemas de pago Mastercard anunció ayer que levantará el bloqueo a la utilización en Cuba de sus tarjetas de crédito emitidas en Estados Unidos a partir del 1 de marzo próximo.

La medida fue adoptada a partir de las “recientes instrucciones del Departamento del Tesoro” estadounidense, informó la empresa, tras la decisión de Estados Unidos y Cuba de normalizar sus relaciones bilaterales.

“Mastercard trabajará con los usuarios de sus tarjetas en Estados Unidos para apoyar sus actividades y decisiones en Cuba”, expresó una nota en el sitio de la administradora.

La empresa de tarjetas apenas sugirió a sus clientes que “antes de viajar a Cuba contacten a sus bancos para asegurarse que las tarjetas serán aceptadas en la isla”.

Se trata de la primera administradora de sistemas de pago en autorizar el uso de tarjetas de crédito emitidas en Estados Unidos para pagos en Cuba.

Están bloqueadas

Las tarjetas de crédito de Mastercard y otras marcas ya pueden ser utilizadas en diversos lugares en Cuba para efectuar pagos, pero las tarjetas emitidas en Estados Unidos son objeto de un férreo bloqueo, como parte del embargo económico y comercial de Washington a La Habana.

Estados Unidos y Cuba sorprendieron al mundo el pasado 17 de diciembre, cuando anunciaron la intención de poner fin a medio siglo de desentendimientos y normalizar sus relaciones diplomáticas, en un acuerdo que quedó sellado en una histórica conversación telefónica entre Barack Obama y Raúl Castro.

La semana pasada, los Departamentos de Comercio y del Tesoro anunciaron una larga serie de cambios normativos para flexibilizar las restricciones a viajes de ciudadanos estadounidenses a Cuba y el intercambio comercial entre los dos países.

Impulsa viajes

El levantamiento de algunas restricciones, entre ellas el uso de tarjetas de débito y crédito en Cuba para efectuar pagos, ya ha reimpulsado la oferta de viajes a la isla, según empresas del sector.

Sin embargo, el grueso de las sanciones económicas y comerciales estadounidenses contra Cuba se mantiene, ya que están codificadas en ley --en especial la denominada “Ley Helms-Burton”, de 1996-- y solamente podrán ser desmontadas con el voto del Congreso. Esta semana, Obama instó al Congreso a iniciar este 2015 las iniciativas para poner punto final al embargo económico a La Habana.

Choque por disidentes

La jefa de la diplomacia estadounidense para América Latina, Roberta Jacobson, sostuvo una reunión ayer con disidentes cubanos en La Habana, a la que no quiso acudir la jefa de las Damas de Blanco, tras las primeras conversaciones de alto nivel entre ambos países en 35 años.

“Fue muy importante para mí escuchar sus perspectivas y cómo podemos apoyar a la sociedad civil en el futuro (...), fue invaluable para mí tener esta oportunidad”, dijo Jacobson luego de ser anfitriona de un “desayuno de trabajo” al que asistieron siete prominentes disidentes, entre ellos Martha Beatriz Roque, Guillermo Fariñas, José Daniel Ferrer y Elizardo Sánchez.

Por su parte, la directora de Estados Unidos de la Cancillería cubana y contraparte de Jacobson en las conversaciones, Josefina Vidal, criticó la reunión con disidentes.

“Este pequeño grupo de personas no representa a la sociedad cubana. Ellos no representan los intereses del pueblo cubano, esa es una gran diferencia con el Gobierno de Estados Unidos”, dijo Vidal.