•   Ginebra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos alabó ayer la decisión de la Asamblea Legislativa salvadoreña de indultar a una mujer condenada a 30 años de cárcel por un aborto que ella no causó. El organismo solicitó cambios legislativos urgentes.

“Damos la bienvenida a la revolucionaria decisión de la Asamblea Legislativa salvadoreña de perdonar a Carmen Guadalupe Vásquez Aldana”, dijo en una rueda de prensa el portavoz de la Oficina, Rupert Colville.

El portavoz explicó que la persona indultada fue condenada por homicidio agravado tras sufrir un aborto después de haber sido violada.

La Asamblea Legislativa, de 84 escaños, aprobó por 43 votos a favor y 26 en contra, de los 69 diputados presentes en la plenaria, el indulto para Vásquez Aldana, quien desde 2008 cumple una pena de 30 años de prisión.

Su indulto fue solicitado hace varios meses por organizaciones feministas, que consideran que su condena es una injusticia porque ella no incurrió voluntariamente en la interrupción del embarazo, sino que sufrió un aborto tras la agresión.

17 encarceladas

Vásquez Aldana lleva siete años encarcelada y es una de las 17 mujeres salvadoreñas presas por acusaciones de aborto cuyo indulto reclaman organizaciones civiles al Parlamento desde abril de 2014.

El Salvador prohíbe totalmente el aborto y lo criminaliza, incluso cuando la vida de la madre o su salud, están en peligro o en caso de violación o incesto.

“Muchos mecanismos de Naciones Unidas, incluyendo comités y relatores especiales regularmente expresan honda preocupación ante la total prohibición del aborto y su criminalización, y su impacto en el derecho de las mujeres de no ser discriminadas, así como su derecho a la vida y a la salud”, dijo Colville.

“Estamos esperanzados por lo ocurrido con el caso de Guadalupe y esperamos que otros casos se revisen con el debido proceso”.

“Esperamos que otras mujeres que recibieron sentencias similares sean liberadas, y esperamos que se reforme la legislación sobre derechos reproductivos en línea con los estándares internacionales”, sostuvo el portavoz.

Primer indulto

El indulto de Carmen Guadalupe Vásquez Aldana es el primero que se otorga a una mujer en la historia en El Salvador, y por supuesto, el primero por razones vinculadas al aborto o complicaciones del embarazo.

Pese a la aprobación del indulto, Vásquez Aldana está todavía en la cárcel porque faltan unos trámites para que se concrete.

Para que Vásquez Aldana recupere su libertad, su indulto aún debe ser aprobado, o vetado, por el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, según la legislación del país.

Entre 2000 y 2011 al menos 129 mujeres salvadoreñas fueron acusadas de aborto, de las cuales 29 están encarceladas, entre ellas las 17 cuyo indulto se pide desde abril pasado mediante una campaña, según la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto.

Siguen pendientes 15 casos, debido a que una de esas mujeres recuperó su libertad en noviembre pasado al cumplir los 12 años y medio de cárcel a que fue condenada.

Vásquez Aldana “en realidad nunca debió haber ido a la cárcel” por un delito que nunca cometió, lamentó la dirigente feminista Morena Herrera.

Herrera instó al Parlamento y a la CSJ a acelerar el proceso de indulto para los 15 casos restantes, para que ya no sigan cumpliendo una pena que nunca debieron pagar.

El Salvador es, junto a Chile, Nicaragua, Honduras, Haití, Surinam y República Dominicana, uno de los países de América Latina y el Caribe que prohíbe totalmente el aborto, según organizaciones feministas salvadoreñas.