•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las pandillas de El Salvador se comprometieron a disminuir la violencia que llevó en el último año a un repunte de los homicidios, aseguró ayer sábado Raúl Mijango, uno de los mediadores de una tregua que declararon esos grupos en 2012.

“Las pandillas adoptaron, de forma unilateral, el compromiso de contribuir a disminuir el clima de violencia en el país”, aseguró Mijango a periodistas.

Mijango, junto al obispo castrense Fabio Colindres, han figurado como mediadores de una tregua que en marzo de 2012 declararon las pandillas más violentas del país la Mara Salvatrucha y el Barrio 18.

Mijango, un exjefe guerrillero, señaló que ese compromiso de las pandillas de acabar con el repunte de muertes violentas, es “una muestra de buena voluntad” de parte de esos grupos, que desean se les tome en cuenta en la búsqueda de una solución permanente a la incesante violencia que azota al país.

“Solo mediante el diálogo se puede llegar a una verdadera paz y por eso ellos hacen este gesto”, sostuvo Mijango.

En El Salvador desde inicios del año pasado se produjo un repunte de homicidios a pesar que las pandillas, que suman unos 60.000 miembros en las calles y 10.000 encarcelados, aseguran mantener la tregua.

Menos homicidios

El director de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Ramírez, aseguró que en la última semana se ha registrado una disminución en el número de homicidios.

Cifras de la policía indican que hasta la primera quincena de enero se registraba un promedio de entre 11 y 14 homicidios a diario, pero en los últimos días esa cifra ha disminuido a cinco y, es más, el pasado 22 de enero no se registró ningún asesinato en el país, de acuerdo al subdirector de la PNC, Howard Cotto.

Ramírez atribuyó, en parte, esa reducción a los planes de seguridad que se implementan.

El gobierno salvadoreño, que recientemente anunció un millonario plan de combate a la violencia en el país y que, entre otras áreas, abarca aspectos de persecución penal, prevención y rehabilitación, achaca a las pandillas ser las responsables de la mayoría de asesinatos que suceden en el país y entre sus víctimas se cuentan policías.

Ante esto último, el gobierno pidió a la policía hacer uso de sus armas para defenderse de las pandillas.

En El Salvador son muchos los problemas sociales que afectan pero uno de los grandes acontecimientos que son testigos todas las personas son las “Pandillas o Maras”.

Según datos estadísticos de cada 100 personas que mueren en El Salvador 40 de ellos son por la delincuencia, en este caso por diferentes formas de asesinatos, violaciones, robos, hurtos entre otros.

40 de cada 100 muertes en El Salvador se atribuyen a las pandillas.

60 mil pandilleros recorren todos los días las calles de ese país centroamericano.

Cerén retoma sus labores

CHEQUEO • El presidente salvadoreño Salvador Sánchez Cerén, retomó ayer sábado sus labores en el país tras permanecer una semana en Cuba en donde se sometió a un chequeo médico y confirmó su asistencia a la cumbre de la Celac en Costa Rica.

El gobernante participó ayer sábado en un acto de homenaje al extinto líder guerrillero Schafik Handal, quien falleció de un paro cardíaco el 24 de enero de 2006, y el cual se efectuó en un cementerio de San Salvador.

Sánchez Cerén viajó a Cuba el pasado 18 de enero para continuar un chequeo médico que había iniciado en diciembre pasado tras sufrir una “descompensación” en la Cumbre Iberoamericana de Veracruz, México.

En un discurso durante el homenaje a Handal, el presidente salvadoreño confirmó que acudirá a la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que se realizará en Costa Rica el 28 y 29 de enero.