•   Tegucigalpa  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente hondureño, Juan Orlando Hérnandez, aseguró este domingo ante el congreso que durante su primer año ha logrado una drástica reducción de la tasa de homicidios, una de las más altas del mundo, que cayó de 86 a 66 por cada cien mil habitantes.

En el discurso ante el Congreso en la inauguración de la segunda legislatura anual Hernández puso esta reducción como un síntoma de que se ha comenzado a derrotar al crimen organizado.

"Hemos comenzado a derrotar al crimen organizado, al narcotráfico que trataba de apoderarse de nuestro país", afirmó Hernández, quien cumplirá su primer año en el gobierno el 27 de enero, aunque reconoció que "falta mucho por hacer" para combatir al narcotráfico y las pandillas.

Al hacer un balance de resultados en seguridad, el mandatario señaló que se realizaron 20.000 operativos, 834 bandas criminales fueron capturadas y se destruyeron 45 pistas clandestinas y seis laboratorios de narcotraficantes.

Hernández defendió la creación de la controvertida Policía Militar de Orden Público (PMOP) -con 3.000 efectivos y presencia en 16 de los 18 departamentos del país- que propone sea permanente. El sábado una iniciativa para que la PMOP fuera incluida en la Constitución fracasó porque solo logró 61 de los 86 votos que necesitaba entre los 128 diputados del Congreso.

Acusaciones de la oposición 

La oposición lo acusa de querer tener una policía personal que lo apoye para reelegirse en la presidencia, algo prohibido en Honduras.

En materia económica, el mandatario mencionó un acuerdo de tres años que logró con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que a su juicio ayudará a crear confianza para promover inversiones y empleo.

Sobre este último, una de las grandes preocupaciones de los hondureños, sostuvo que en su primer año promovió la creación de 175.000 puestos y proyecta otros 200.000 en 2015.

El mandatario también repasó cifras de los programas sociales de su gobierno, en uno de los países más pobres del continente, donde 70% de la población, de 8,6 millones de habitantes, vive en la pobreza.

Afirmó que 270.000 familias pobres han recibido el "Bono 10.000", una donación de unos 500 dólares a personas con problemas de seguridad alimentaria y que 1,2 millones de niños reciben un plato de comida al día y medio millón de adultos mayores reciben "alimentos solidarios".