elnuevodiario.com.ni
  •   Sao Paulo  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cerca de dos millones de personas amanecieron hoy sin el servicio de autobuses en la ciudad brasileña de Curitiba, capital del sureño estado de Paraná, por una huelga por tiempo indefinido de los conductores y cobradores.

El Sindicato de Motoristas y Cobradores de Autobuses de Curitiba y Región Metropolitana (Sindimoc) reclama el atraso en el 40 % de bonificaciones salariales y el último viernes, antes de convocar la huelga, los conductores realizaron una protesta pacífica al trabajar durante el día con narices de payaso.

De acuerdo con el ayuntamiento, dos millones de personas dependen para su movilización de los 1.945 autobuses de las 356 líneas de la Red Integrada de Transporte, que a su vez es la más moderna del país e inspiró proyectos similares como el Transmilenio de Bogotá, en Colombia.

El Tribunal Regional del Trabajo había determinado que ante el anuncio de huelga el 70 % de los autobuses debería prestar el servicio, con una multa de 50.00 reales diarios (unos 19.432 dólares) en caso de incumplir ese mandato, pero el sindicato alega que no fue notificado formalmente de esa decisión.

Según las informaciones, la administración municipal y el sindicato negocian un acuerdo.