•   Ciudad de México, Mexico  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una potente explosión de gas devastó ayer una maternidad de Ciudad de México, causando la muerte de al menos dos personas y 22 heridos graves, mientras los equipos de rescate seguían buscando otras posibles víctimas entre los escombros.

La explosión en el hospital materno infantil Cuajimalpa, que atiende a mujeres embarazadas, ocurrió alrededor de las siete horas locales (13:00 GMT) cuando un camión cisterna de la compañía Gas Express Nieto abastecía a la maternidad y sufrió una fuga en la manguera del vehículo.

Entre el pánico de los trabajadores y los pacientes, que huyeron despavoridos, los equipos de rescate iniciaron una dramática búsqueda con la ayuda de perros para encontrar a supervivientes entre los escombros del hospital, que quedó destruido en un 75%.

Personas angustiadas llegaron a las inmediaciones del pequeño hospital pidiendo información a las autoridades sobre el estado de sus familiares.

“Estoy esperando informes de mi sobrina. Dio a luz ayer. Estamos desesperados, no sabemos nada”, dijo a la AFP Martha Castellanos.

Los heridos, un total de 66, entre ellos 22 niños, empezaron a ser llevados en helicópteros a varios hospitales de la capital, para los que se llamó a donar sangre.

22 niños heridos

En medio de la conmoción, la alcaldía comenzó confirmando el fallecimiento de tres personas --dos hombres y una mujer-- y después la delegación de Cuajimalpa, una de las 16 en las que se divide la megalópolis, y una fuente de la alcaldía aseguraron que también murieron cuatro bebés.

A mediodía el alcalde, Miguel Ángel Mancera, compareció en una conferencia de prensa y corrigió la información oficial sosteniendo que solo puede confirmar la muerte de dos personas.

“En este momento corroborados tenemos únicamente dos decesos. Uno que corresponde a un menor y otro a una mujer”, dijo el alcalde, que también reportó que hay 22 heridos graves, sin precisar cuántos de ellos son niños.

Operadores detenidos

Las autoridades han detenido a los tres operadores del camión de la compañía Gas Express Nieto, dos de los cuales resultaron heridos, para investigar las causas exactas del estallido.

El alcalde, que señaló que la compañía trabaja con la ciudad desde 2007, explicó que la fuga fue reportada y en el lugar se encontraban bomberos que no pudieron evitar la explosión en el hospital, situado en el extremo suroeste de la capital.

“Las personas ya estaban saliendo (del hospital) por la fuga, que estaba muy fuerte”, dijo Mancera.

Muchos vecinos recordaban conmocionados cómo les despertó el estruendo, y narraban la desesperación y correderas de personas ensangrentadas saliendo del hospital.

Entre la polvareda y el fuerte hedor a gas que aún persisten en el lugar, un anestesista que llegó poco después de la explosión al hospital para trabajar quedó impactado con la destrucción en el centro hospitalario, especializado en consultas para mujeres embarazadas y recién nacidos.

Varios helicópteros trasladaban ayer a 22 niños heridos a hospitales de la capital mexicana.