•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de EE.UU., dio ayer la bienvenida al primer proyecto de ley recibido en el Congreso de ese país, para aliviar parte del embargo a Cuba que propone levantar las restricciones a los viajes de los ciudadanos estadounidenses a la isla, tras el reciente acercamiento bilateral.

“Es ciertamente un paso en la dirección correcta”, comentó el portavoz del Gobierno, Josh Earnest, en su rueda de prensa diaria al ser preguntado por ese proyecto de ley, presentado en el Congreso de EE.UU., por un grupo bipartidista de senadores.

Consultada al respecto, la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, evitó confirmar si el Gobierno del presidente Barack Obama daba su apoyo a ese texto legislativo.

Suavizan restricciones

Ese texto, denominado “Ley de Libertad para Viajar a Cuba”, pondría fin a las restricciones legales sobre los viajes a la isla para los ciudadanos estadounidenses y residentes legales en EE.UU., así como a las transacciones bancarias relacionadas con esos viajes.

Obama y el presidente cubano, Raúl Castro, anunciaron el pasado 17 de diciembre, un histórico acuerdo entre ambos países para normalizar las relaciones después de más de medio siglo de disputas y que busca abrir, en los próximos meses, embajadas en Washington y La Habana.

En el marco de ese acuerdo, Estados Unidos suavizará algunas restricciones de viajes y envío de remesas a Cuba, pero la eliminación de la ley que ampara el embargo económico impuesto a la isla, depende únicamente del Congreso.

Earnest reiteró ayer que Obama “seguirá abogando” por el fin de ese embargo, tras haber dicho la semana pasada en su discurso anual sobre el Estado de la Unión, que “este año” el Congreso debería empezar a trabajar para eliminarlo.

Testigos ante Congreso

Entre tanto, la secretaria de Estado estadounidense para Latinoamérica, Roberta Jacobson y Rosa María Payá, hija del disidente cubano fallecido Oswaldo Payá, testificarán el próximo martes en la primera audiencia que celebrará el Congreso de EE.UU., sobre el acercamiento de las relaciones con Cuba.

La sesión, auspiciada por el subcomité para el Hemisferio Occidental del Senado, estará presidida por el senador de origen cubano Marco Rubio, uno de los legisladores más beligerantes con el Gobierno castrista y uno de los más escépticos sobre la posible normalización entre los dos países.

Según informó ayer la oficina del propio Rubio en un comunicado, a Jacobson y Payá se sumará también como testigo el secretario de Estado adjunto para Democracia, Derechos Humanos y Trabajo, Tom Malinowski.

Jacobson fue la encargada de encabezar la delegación del Gobierno estadounidense que viajó a Cuba este mes para la primera toma de contacto en las negociaciones, a la que seguirá otra ronda de conversaciones en Washington en las próximas semanas. Bajo el título “Comprensión del impacto del Cambio de Política de Estados Unidos en los Derechos Humanos y la Democracia en Cuba”, esta será la primera de las audiencias que celebre el Congreso estadounidense sobre el asunto, después que esta semana se presentara el primer proyecto de ley para aliviar el embargo.

El texto legislativo, presentado por un grupo bipartidista de senadores, pondría fin a las restricciones legales sobre los viajes a la isla para los ciudadanos estadounidenses y residentes legales, así como a las transacciones bancarias relacionadas con dichos viajes.

La portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, evitó confirmar si el Gobierno del presidente Barack Obama da su apoyo al texto legislativo.