•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El general retirado venezolano Antonio Rivero reapareció después de once meses “escondido” en su país y, en una entrevista con Efe, denunció ayer el creciente descontento que existe entre la clase militar de Venezuela por la crisis que atraviesa esa nación.

Rivero, uno de los dirigentes de la oposición venezolana, ha pasado una peripecia de la que no quiere dar detalles desde que salió del lugar donde se encontraba, hasta que se presentó en las últimas horas en Nueva York, para llevar su caso ante la ONU.

Existe en su contra una orden de búsqueda y captura por su presunta responsabilidad en las protestas antigubernamentales, que estallaron en febrero pasado y que pueden llevarle a la cárcel, en la que estuvo un año antes durante tres semanas por motivos parecidos.

Militares afectados

Desde hace casi un año, dice, ha vivido “a escondidas prácticamente en distintas partes del país (...), con el apoyo de mucha gente extraña, de mucha solidaridad”.

Rivero fue consultado sobre cómo se está viviendo entre sus antiguos compañeros de armas la situación en Venezuela, con una crisis social que se ha agudizado por la fuerte caída de los precios del petróleo, el pilar de la economía de ese país.

“La situación de crisis del país, social, política, económica y de inseguridad afecta considerablemente a las Fuerzas Armadas, y desde ese punto de vista hay un descontento”, afirmó Rivero.

Descontento en aumento

Añadió que, aunque está en retiro, todavía mantiene contacto con sus colegas de armas porque integrantes de su promoción, aún están presentes en el Alto Mando y ha recibido informes de inteligencia sobre cómo se encuentra la situación entre la clase militar.

“Los estudios de inteligencia internos determinan que está sumamente elevado el descontento, desde el punto de vista de la situación de crisis del país”, manifestó el militar retirado.

Ese descontento “se viene acumulando, pero se ha incrementado en los últimos meses”, agregó, y dijo que el presidente Nicolás Maduro “no tiene el liderazgo” entre la clase militar que tenía su predecesor, Hugo Chávez.

Rivero señaló que Maduro ha recurrido a “privilegios”, ascensos y mejores sueldos para intentar mantener la lealtad castrense. “Ha ascendido a más generales en los dos últimos años que los que ascendió Chávez en los últimos cinco años”, recuerda.

“Pero este estatus --insistió-- no es de liderazgo, lamentablemente se está rompiendo y se está sintiendo mucho”.