•   Sidney, Australia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El periodista australiano de Al Jazeera Peter Greste describió ayer su liberación de la prisión del Cairo como un gran paso por parte de Egipto, pero dijo sentir una “increíble rabia” porque sus dos colegas sigan detenidos.

“Este es un grandísimo paso... yo solo espero que Egipto siga por ese camino con los otros”, dijo el reportero a Al Jazeera, en su primera entrevista desde que abandonara la prisión.

El premiado corresponsal fue expulsado formalmente de Egipto y voló con su hermano a Chipre, donde descansaría antes de regresar a Australia.

Greste, de 49 años, fue arrestado en diciembre de 2013 supuestamente por “apoyar” a los Hermanos Musulmanes, junto a sus compañeros Mohamed Fahmy (egipcio-canadiense) y Baher Mohamed (egipcio).

"Mucha preocupación"

En la entrevista con la cadena catarí, Greste expresó su deseo de que sus colegas sean liberados lo antes posible.

“Dentro del alivio, siento mucha preocupación. Si es justo que yo sea liberado, entonces también lo es para ellos”, afirmó.

El periodista explicó la tristeza que sintió por “tener que decir adiós a sus amigos y compañeros”.

Los tres hombres fueron condenados en junio de 2014 a siete años de prisión, en el caso de Greste y Fahmy, y a diez años, en el caso de Mohamed. Su condena suscitó una gran indignación entre la comunidad internacional.

Las detenciones se produjeron en plena crisis entre Egipto y Catar, tras el derrocamiento y arresto del presidente islamista Mohamed Morsi por parte del ejército.

Al Jazeera, que realizó una amplia cobertura de las manifestaciones de los partidarios del mandatario islamista, fue acusada de “apoyar” a los Hermanos Musulmanes, cuyos simpatizantes comenzaron a sufrir una violenta represión, al tiempo que el movimiento era declarado “organización terrorista” por el nuevo gobierno.

ONU pide liberación

Preguntado solo lo que quería hacer después de pasar más de un año en prisión, Greste dijo que solo deseaba “ver algunos atardeceres, mirar las estrellas y sentir la arena bajo los pies”.

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon se congratuló ayer por la liberación del periodista australiano de la cadena árabe Al Jazeera, Peter Greste, liberado y expulsado de Egipto, y expresó su deseo de que sus dos colegas sean también liberados.