•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos anunció ayer que impuso restricciones para viajar a ese país a un número adicional de funcionarios venezolanos señalados de violaciones de los derechos humanos y de corrupción.

“Estamos enviando un mensaje muy claro que los violadores de derechos humanos y aquellos que se benefician de la corrupción, y sus familias, no son bienvenidos en Estados Unidos”, señaló la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

“Al ignorar los repetidos llamados a un cambio, por parte de gobiernos, líderes respetados y grupos de expertos”, dijo Psaki, en un comunicado.

Según Washington, Caracas ha intentado “sofocar la disidencia” arremetiendo contra manifestantes que protestan por el deterioro de la situación política, económica y de seguridad.

Segunda vez

Además, la corrupción está “contribuyendo al rápido empeoramiento de las condiciones sociales y económicas en Venezuela”, señaló la nota.

Por segunda vez en seis semanas, Washington impone sanciones contra funcionarios venezolanos, pero esta vez la medida surge enteramente del Ejecutivo y no por iniciativa de los legisladores.

El presidente Barack Obama firmó el 19 de diciembre pasado una ley, aprobada previamente por las dos cámaras del Congreso, que congela los bienes y cancela las visas a funcionarios venezolanos señalados de cometer violaciones de derechos humanos durante las protestas antigubernamentales.

Al igual que en aquella oportunidad, el gobierno estadounidense omitió detallar el número de funcionarios o exfuncionarios venezolanos afectados por la medida o sus nombres, alegando leyes de confidencialidad.

Insiste en golpe

Por su parte, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, redobló denuncias sobre planes de golpe y magnicidio, con acusaciones contra medios de prensa, empresarios y dignatarios extranjeros: el último es el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, a quien hacía 10 días había llamado “camarada Biden”.

Estados Unidos ha “ido a hablar con gobiernos del continente para anunciar el derrocamiento de mi gobierno. Acuso al vicepresidente Joe Biden de personalmente haber hablado con presidentes y primer ministros”, dijo ante algunos miles de enfervorizados seguidores, algunos con uniformes milicianos.

Por su parte, Estados Unidos tachó ayer de “infundadas y falsas” las acusaciones del presidente venezolano, Nicolás Maduro, al vicepresidente estadounidense, Joe Biden, de estar detrás de un plan para provocar la caída de su Gobierno.

“Tales acusaciones desvían la atención de las propias acciones de Venezuela culpando a Estados Unidos u otros miembros de la comunidad internacional de lo que ocurre dentro de territorio venezolano”, aseveró una portavoz del Departamento de Estado.