•   Miami, Florida  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Congreso de Estados Unidos podría revisar la ley que brinda beneficios migratorios especiales a los cubanos, ya que no se justifica si los dos países tienen relaciones diplomáticas, estimó una prominente legisladora anticastrista, en entrevista ayer al diario El Nuevo Herald.

“Si la Ley de Ajuste Cubano sobrevive esta sesión (del Congreso) sería milagroso, porque no es posible tener relaciones con un gobierno y tener este privilegio que no existe para ningún otro grupo”, dijo la congresista cubano-estadounidense Ileana Ros-Lehtinen.

Una vez que Washington y La Habana restablezcan relaciones, un proceso iniciado con el anuncio histórico en diciembre de un acercamiento tras medio siglo de enemistad, “algo se va a tener que cambiar”, explicó la legisladora por Florida.

Los cubanos se benefician de la Ley de Ajuste cubano, establecida por el Congreso estadounidense en 1966 en momentos tensos entre La Habana y Washington, que concede residencia y facilidades laborales a los cubanos que llegan legal o ilegalmente a Estados Unidos, una ventaja de la que no goza ningún inmigrante de otro país.

Cuba critica

El gobierno de Barack Obama ha insistido en que no tiene intención de modificar esa ley, una postura que mantuvo en recientes conversaciones entre funcionarios de ambos países en La Habana.

Cuba critica la ley alegando que fomenta la emigración ilegal.

“Es difícil justificar la Ley de Ajuste cubano cuando tenemos este tipo de relación nueva con el régimen”, dijo Ros-Lehtinen, fiera crítica del régimen cubano y opositora del acercamiento anunciado por Obama.

La legisladora dijo no obstante que aún queda ver “qué dirección quiere tomar el Congreso” con respecto a la ley, y que, de todas maneras, solo sería “modificada” y no revocada.